Meccha Shoukan V1 C4

Modo Noche

Capítulo 4

 

Takafuji Inori

Raza

Demonio (Vampiro – Clase Barón

Nivel

13

HP

2350/2817(+0+105)

MP

20108/20110(+0+40)

STR

3280(+0+112)

VIT

2922(+0+95)

DEX

2561(+0+48)

AGI

3412(+0+110)

INT

5084(+0+74)

Habilidades Únicas

[Impulso de crecimiento] [Multiplicador de Exp. X5] [½ Exp. requerida] [Ojo Verdadero de la Verdad] [Ojo Sigiloso] [Desprecio por el Dios Sol] [Vampirismo]

[Autoridad de Clase Barón] [Robo de Habilidades] [Magia Oscura Verdadera] [Creación de Armamento] [Detección] [Subida de Nivel] [Adquisición de Habilidades] [Calibre de Monarca]

Habilidades Generales

[Espadachín Lv. 6] [Sigilo Lv. 6] [Artes de Lanzamiento Lv. 8] [Artes de Daga Lv. 5] [Golpear Lv. 10] [Estafador Lv. 3] [Desarmar trampas Lv. 3] [Vuelo Lv. 4] [Trampero Lv. 4] [Morder Lv. 10] [Salto Lv. 10] [Evasión Lv. 2] [Aplomo Lv. 6] [Artes de Cuerda Lv. 6]

Títulos

Alma Indomable, Involucrado Contra su Voluntad, Actor Sobreactuado, Asesino de Gigantes, Escoria de la Tierra

 

¿’Escoria de la Tierra’? Eso es un poco grosero. Y lo que es más importante, gracias al aumento de mis stats, la pequeña cantidad de daño que había recibido durante el día también había aumentado proporcionalmente y ahora era diez veces mayor que antes. Eso sí que era una mierda. El hecho de que aún estuviera dañado también dejaba claro que no me regeneraba durante el día.

Miré hacia abajo, donde Ariya yacía en un charco de su propia sangre.

“Fuiste un escudo fantástico.”

Había recibido un profundo corte en el abdomen. No había forma de que sobreviviera, pero da igual. De todos modos sería muy difícil huir con ella. Había planeado matarla al final de todo, así que esto me ahorró el problema.

“¿Qué estás…?” — El caballero que había acuchillado a Ariya me miró fijamente — “Eres un objetivo especial. Tenemos órdenes de mantenerte con vida. Ríndete ahora.”

Hm… Hay bastantes caballeros aquí. Qué dolor de cabeza! Afortunadamente, todos ellos estaban reunidos en este estrecho corredor. Me dieron ganas de acribillarlos con una ametralladora. Maldita sea, ojalá tuviera una. Oh, espera — la tengo.

“Fenrir.”

Al pronunciar el nombre de mi esclavo, mi sombra creció, y de ella surgió un enorme lobo negro.

“¿Qué sucede, mi amo?”

“¿Q-Qué es eso?”

“¿Un lobo? Monstruo!”

“¿De dónde ha salido?”

Oh, cállate! Como esperaba, convertir a Fenrir en mi esclavo había hecho que su pelaje se volviera negro, y aunque tenía cicatrices en los ojos, ya se habían curado. En todo caso, lo hacían ver aún más genial.

“Hm. Eres más pequeño de lo que pensé que serías.”

“Este espacio es pequeñooo. He reducido mi tamaño en consecuenciaaaa.”

Oh, increíble, ¿Puedes hacer eso? Como dato, no parecía que pudiera convertirse en un humano. Qué manera de ceñirse al guion. Pero de nuevo, a juzgar por su voz, probablemente se convertiría en un viejo o algo así, así que tal vez era lo mejor.

“Usa tu ataque de largo alcance sobre estos caballeros.”

“¿Puedo matar hasta el último de ellosss?”

“Sí — mátalos a todos.”

“Entiendoooo.”

Sé testigo de mi ametralladora biológica, Fenrir. Era muy conveniente que pudiera moverse por sí mismo. Además, ahora que era mi esclavo, tenía regeneración, lo que significaba que tenía un suministro interminable de pelaje. Maldita sea, está roto.

En este estrecho pasillo, no había absolutamente ninguna manera de evitar su ataque. Había pensado que tal vez su armadura proporcionaría algún tipo de defensa contra sus proyectiles, pero resultó que no era realmente el caso.

“¿Q-Qué es esto?”

“Aghhh!”

“Gahhh!”

“Capita—”

“No! Guh!”

El ataque de Fenrir atravesó armaduras, escudos y carne por igual, salpicándolos por todas partes.

“Roooar!”

“Fuuu, eso es genial.”

Aunque había pasado menos de un minuto, el pasillo no era más que un lago de sangre.

“Bien, vuelve a mi sombra. Puede que te llame de nuevo más tarde.”

“Entiendooo.” — dijo Fenrir, antes de volver a mi sombra.

En retrospectiva, sin embargo, ya que podía cambiar su tamaño a voluntad tal vez debería haberlo dejado fuera. Miré a Ariya, que seguía tumbada en un charco de su propia sangre. Mmm… Parece sabrosa. Su aroma era el de una virgen y rico en maná. Habría sido un festín exquisito. Tal vez debería comerla. Todo lo que tengo que hacer es tener cuidado de no convertirla en un vampiro.

Me acerqué a ella, pero al hacerlo, me sorprendió descubrir que seguía viva murmurando algo para sí misma.

“Espera… ¿No estás muerta?”

“Ugh…”

Eché un vistazo a sus stats, y vi que tanto su HP como su MP eran muy bajos. A pesar de eso, seguía usando magia. ¿Se está curando a sí misma? Pero lo más probable es que no pueda curar la cantidad letal de daño que ha recibido. Tampoco tenía suficiente MP para seguir así. A este ritmo, moriría.

Ariya abrió los ojos y me miró fijamente. Dado el hecho de que la había engañado, tenía sentido que lo hiciera. No sabía realmente lo que sentía por mí ahora, pero dudaba que fuera algo agradable. Sin embargo, en esos ojos suyos vi ganas de vivir. Tenía tantas ganas de vivir que no le importaba lo lamentable que le parecía.

Su familia había sido asesinada, su hogar había sido destruido, su amigo más cercano había sido asesinado, y había sido traicionada por mí, la persona que creía que era su aliada. No le quedaba nada. Aun así, quería vivir. Vaya, es fuerte. ¿Cuántas veces va a despertar mi interés? Sentí que mis labios se curvaban formando una sonrisa.

“Hey, Ariya. ¿Estás ahí?”

Ella asintió ligeramente, con confusión en su rostro.

“Tengo algunas preguntas para ti. Primero — ¿Quieres morir o quieres seguir aferrándote a la vida? Has perdido a tu familia, tu casa, tus amigos — no te queda nada. Aun así… ¿Quieres seguir viviendo?”

Ariya cerró los ojos. Sinceramente, no quiero hacer esto… pero no voy a perder esta fuente de entretenimiento. Supongo que tengo las manos atadas.

“Bien, el punto es el siguiente: puedo mantenerte con vida. Pero para hacerlo, hay varias condiciones. Primero—” — La miré directamente a los ojos — “¿Eres virgen?”

“…¿Huh?” — Aunque parecía extremadamente desconcertada, asintió.

“Siguiente: si seguimos adelante con esto, tendrás que deshacerte de todo tu orgullo como humana y servirme. En pocas palabras, serás mi esclava. No se te permitirá vivir como un humano. Naturalmente, esto significa que no podrás resolver cualquier remordimiento que tengas. Si te salvo, tu cuerpo rejuvenecerá y te mantendrás joven de forma semipermanente.” — Cuando terminé, vi que ella volvía a mirarme fijamente. Era posible que pensara que quería convertirla en mi esclava sexual — “Y no me importa cómo interpretes lo que he dicho.”

No tenía intención de utilizarla de esa manera, pero por si acaso, decidí ponerlo en evidencia. Me permitía poner a prueba su determinación ante el peor escenario posible.

“¿Por qué… salva…?” — Ariya preguntó con voz ronca.

Su pregunta no era una frase completa, pero era bastante fácil adivinar lo que quería decir.

“No hay razón. Sólo parece ser algo interesante.” — Entonces exhalé, y mi tono se volvió serio — “Se te está acabando el tiempo. Toma una decisión. ¿Qué va a ser?”

¿Vivir o morir? Vivir significa incertidumbre… pero también supervivencia.

“Vivir… Sin importar… método…” — suplicó ella.

“Heh… Has perdido a tu familia… casi todo lo que tenías… pero incluso ante toda esta tragedia, eliges aferrarte a la vida. Tienes voluntad.”

“Por… supuesto… quiero vivir. Incluso si eso significa… vender mi alma al diablo.”

“¿Eso me convertiría en el diablo en este escenario? Eso duele. Pero sí, supongo que estoy definitivamente más cerca del diablo que de ser un ángel o Dios.” — Suspiré, apoyando su torso — “Vamos a terminar con esto entonces, ¿De acuerdo? A partir de ahora, me sirves.” — Dije, y hundí mis colmillos en su nuca.

“Ahora, entonces…” — Convoqué a unos diez lobos negros desde mi sombra.

“¿Sus órdenes, maestro?”

“Quiero que tres de ustedes custodien a esta chica.”

“Sin falta.”

“Como desee.”

“Fácil de hacer.”

Ustedes dicen cosas interesantes. En cualquier caso, había convertido con éxito a Ariya en un vampiro. La próxima vez que abriera los ojos, eso es lo que sería. Aunque realmente esperaba que no se revelara ni nada por el estilo. El problema era que ahora tenía que cuidar a esta princesa, pero gracias a toda la gente que había servido al canciller intentando matarla, tenía una gran diana pintada en la espalda. Sencillamente, tenerla cerca en estas circunstancias era un gran dolor de cabeza.

Dicho esto, tenía un plan. No era el mejor, pero mientras atrapara a los caballeros con la guardia baja, podría acabar con ellos. Sí, creo que eso es lo que haré.

“El resto de ustedes — chupen la sangre de esos cadáveres y conviértanlos en ghouls.”

Una cosa que había descubierto de esta experiencia era que la sangre que mis esclavos bebían también me servía de combustible. Qué conveniente. Por el momento, despaché a los siete lobos y luego me fui también.

“Muy bien — es hora de matar.”

▼▼▼▼

Estaba corriendo por el techo del castillo. Me había quitado la ropa de sirviente y me había puesto la camisa de sangre negra. También me había quitado el parche.

Los demás países no sabían cómo era Ariya, lo que significaba que tenía que matar a cualquiera en este castillo que supiera que estaba viva, que estaba conmigo, o incluso a cualquiera que pudiera adivinar alguna de esta información. Era un dolor de cabeza, pero me serviría para subir de nivel y adquirir nuevas Habilidades.

“Oh. Aquí está bien.”

Me escondí en la sombra proyectada por la luz de la luna que caía sobre un pequeño chapitel, y luego comencé a avanzar por la pared. Llegué a una ventana y puse la mano sobre ella.

“Tal y como pensaba. Está cerrada.” — Me asomé al interior, usando mi ojo izquierdo para mirar alrededor — “Heh. Podría divertirme un poco.”

▼▼▼▼

“Su Majestad, recibimos un informe de que hemos acorralado a la segunda princesa.”

“Mátenla.”

“Sí, señor.”

A mi orden cortante, el soldado salió rápidamente de la sala de fiestas. Aparte de la segunda princesa y ese chico, me había apoderado completamente del castillo y dominado a sus habitantes. El golpe de estado estaba casi completo.

Finalmente había llegado hasta aquí. Por mucho que criticara la inutilidad de las guerras de nuestro país, caía en saco roto. Sabía muy bien que no era capaz de detener la violencia. Lo mejor que podía hacer era proteger a mis propios hombres. Por eso me había jurado entonces que salvaría a todos de sus muertes innecesarias, y libraría a este país de su podredumbre, todo de acuerdo con la voluntad de la bruja.

Tras un año de estudios, había entrado en la administración pública. Incluso allí, había sentido los efectos del liderazgo corrupto. La raíz de la podredumbre no eran ciertos individuos, sino el propio sistema. Estaba lejos de ser perfecto. Estaba desalineado con la voluntad de la bruja, no parecía un faro para el resto del mundo sino un olor pútrido que había que evitar. Para devolver a nuestro país su antigua gloria, era necesario reformar el sistema… y a sus responsables.

Había planeado este golpe antes de ser canciller. Sabía que Aegiana había sido perjudicada por la Campaña de Invasión de los Elfos, por lo que había solicitado su ayuda en mi plan. Ella era una persona que daría su vida por su país si fuera necesario, pero pude convencerla de que me apoyara. Muchos de los que sirvieron bajo su mando pensaban lo mismo que yo, y también me prometieron sus espadas. Gracias a eso, tuve el control de los caballeros.

Fui testigo del mismísimo infierno cuando me convertí en canciller y realicé mis viajes de inspección por el país. Vi a la gente aplastada por los impuestos, la falta de orden público, las enfermedades proliferándose, la expansión de los barrios bajos y el aumento de la inflación a pesar de la disminución de la calidad de vida. Los pueblos estaban desprovistos de cualquier medio de vida. Las cosas que vi hicieron que incluso la situación de la capital pareciera preferible.

Estos desastres se grabaron a fuego en mi mente. Sabía que tenía que reformar este país rápidamente, aunque significara ser llamado tirano por las generaciones futuras, y sin importar cuánta gente tuviera que matar.

La convocatoria de los héroes fue muy oportuna. En esencia, la reina había decidido convocar a los héroes por su cuenta. No era muy difícil usar eso como pretexto para el cambio. Ahora, finalmente había librado a este país de su veneno y estaba a un paso de la verdadera reforma.

El proceso aún llevaría tiempo, ya que era necesario arreglar nuestros asuntos internos, reestructurar el ejército, cambiar nuestras políticas y construir un nuevo país desde los cimientos. Tenía muchas cosas de las que preocuparme. Sin embargo, no debo precipitarme. No pierdas la cabeza ahora, Bitrei. Es un momento crítico — debes mantenerte vigilante y fuerte. Justo cuando tenía ese pensamiento, oí una voz masculina detrás de mí.

“Bitrei. Mira lo lejos que has llegado.”

“No he hecho más que empezar. No debo bajar la guardia.” — Dije, sin darme la vuelta — “¿Quién eres?”

Debería haber habido guardias a mis costados… y quienquiera que sea, debería haberse dirigido a mí más formalmente. ¿Quién es esta persona? Sin embargo, no tuve tiempo de darme la vuelta y mirar, ni pude hacerlo físicamente. Habría necesitado un cuello para hacerlo.

Mi cabeza cayó al suelo y una visión de la sangre que brotaba de mi cuerpo sin cabeza llenó mis ojos. Entonces lo vi. Un chico con una camisa negra — un atuendo muy poco familiar — estaba allí. Eso fue todo lo que pude comprender antes de que mi conciencia se nublara, desvaneciéndose por completo.

▼▼▼▼

“L-Lord B-Bitrei!”

Los caballeros gritaron horrorizados ante la escena de la cabeza del canciller rodando por el suelo, la sangre brotando de su cuerpo sin cabeza, con un joven detrás de él, vestido de negro y sosteniendo una espada negra.

“Golpe de Estado — aplastado.”  — declaró con voz fría el joven vestido de negro — que probablemente había matado a Bitrei — el líder de la revolución. Con esto, no quedaba nadie con sangre real para liderar a los caballeros. Un súbito pánico invadió a los caballeros cuando la realidad de la situación los golpeó, llenándolos de desesperación y confusión.

El joven vestido de negro se volvió hacia los caballeros y continuó — “Su plan está en ruinas. No quedan motivos para que alguno de ustedes luche.” — Guardó su espada empapada en sangre — “Sin embargo, no pueden pensar que hemos terminado aquí, ¿Verdad?” — La fría voz del joven resonó en la silenciosa sala de fiestas — “Ustedes son los que declararon que cualquiera puede morir, en cualquier momento. Lógicamente, eso significaría que todos están dispuestos a morir sin quejarse como los bichos que son.” — Y no se detuvo ahí — “Así que, este es el punto. Voy a tener que matarlos a todos por razones muy personales.” — Levantó ambos brazos hacia los lados, y un total de ocho lustrosos cuchillos negros aparecieron en sus manos. Luego, en el momento siguiente, una leve sonrisa apareció en sus labios — “Me alegraría mucho que se resistieran antes de su inevitable muerte.”

No había ni desprecio ni satisfacción en su sonrisa. Su expresión llenó a los caballeros de un miedo como nunca antes habían sentido. El joven se cruzó de brazos, preparándose para lanzar los cuchillos. Entonces se oyó un sonido de telas crujiendo mientras estiraba sus brazos, lanzando los ocho cuchillos con una velocidad aterradora.

“Gah!”

“Agh!”

“Geh!”

“Ah!”

Siguieron ocho gritos mientras las gargantas de los caballeros eran atravesadas por los cuchillos, luego vino el sonido de los cuerpos blindados cayendo al suelo. Sin embargo, incluso después de presenciar esto, los caballeros aún no parecían poder procesar la situación.

“Todavía no he terminado.” — El joven vestido de negro, Inori Takafuji, sacó ocho cuchillos más de la sombra de su manga. Al lanzarlos, utilizó Titiritero — de la Habilidad Magia Oscura — para guiar los cuchillos directamente a través de los huecos de la armadura de los caballeros, atravesándoles las gargantas una vez más.

Sólo la superficie de sus escudos podía anular la magia, y todo lo que su armadura hacía por ellos era proporcionarles una protección adicional contra los golpes. En pocas palabras, si lograban atravesar su armadura, podrían infligirles heridas mortales.

Otros ocho caballeros cayeron al suelo ante las despiadadas manos del joven. Sin embargo, incluso a estas alturas, los caballeros estaban sumidos en la confusión. Inori, por su parte, sólo parecía decepcionado. Recuperó los cuchillos que había lanzado usando Titiritero y los preparó para lanzarlos de nuevo. Justo cuando se disponía a repetir estos asesinatos, un veterano caballero con un escudo de forma diferente grito desde el centro de la sala de fiestas.

“No dejen que algo así los confunda! Fórmense!” — Su voz retumbó en la sala.

Este hombre era el comandante de este escuadrón. Tenía muchos años de experiencia a sus espaldas, lo que le permitía mantener la calma y su capacidad de razonamiento incluso en esta situación caótica. Levantó su escudo y miró fijamente a Inori.

“Usen sus escudos para defenderse. No son más que cuchillos arrojadizos.”

“No son más que cuchillos arrojadizos, ¿Verdad?” — Preguntó Inori burlonamente.

Uno de los muchos cuchillos que volaban por la sala se dirigía a un caballero más joven.

“Hmph.” — Este caballero estaba comparativamente tranquilo y sereno. Leyó la trayectoria del cuchillo y levantó su escudo, con la intención de utilizar su escudo para defenderse. Pero para su sorpresa, justo antes de que la Oscura Daga de Hierro se estrellara con el escudo, se desvió repentinamente, ignorando por completo las leyes de la física. Hizo un giro brusco alrededor del escudo y luego se dirigió directamente a su garganta.

“Qu—gah!”

El cuchillo cortó la arteria carótida del caballero, apagando la luz de sus ojos. Lo mismo ocurrió con los otros caballeros que habían levantado sus escudos. Como si estuvieran jugando con sus objetivos, los cuchillos cambiaron repentinamente de trayectoria antes de acercarse para acabar con ellos.

Gracias al Ojo Verdadero de la Verdad de Inori, no tenía puntos ciegos. Podía seguir hasta el último movimiento de los caballeros, por mínimo que fuera. Combinado con Titiritero, podía controlar la trayectoria y la velocidad de los cuchillos a la perfección, una y otra vez.

“No hay forma de bloquear estos cuchillos.”

Ni siquiera algo tan rápido como Fenrir podría esquivar estos cuchillos. Atacar a los lentos caballeros, entorpecidos por toda su armadura, era un juego de niños para Inori.

Lanzó los cuchillos una vez más, los recuperó una vez que habían atravesado sus objetivos, los lanzó de nuevo, y luego añadió aún más cuchillos a la mezcla.

Los cuchillos nunca volaban en línea recta, sino que danzaban por el aire en todas las direcciones imaginables. Los caballeros no tenían posibilidad alguna de defenderse. Lo que antes había sido un gran número de caballeros en la sala de fiestas se redujo a un número bastante pequeño a un ritmo aterrador.

En este momento, había más de cuarenta cuchillos volando por la sala, todos con diferentes trayectorias. La sala se llenó con los gritos de los caballeros y el olor a desechos humanos mientras las paredes se rociaban con sangre fresca. Era como si se reprodujera la masacre que había ocurrido hacía apenas dos horas.

“Maldición! Reúnanse a mi alrededor! Ahora!!!” — Los caballeros restantes, que tal vez eran apenas una docena, se reunieron rápidamente alrededor del comandante a su orden a pesar de su confusión — “Activar Artefacto!” — El escudo del comandante desplegó una barrera en forma de cúpula con el brillo del arco iris alrededor de sus hombres.

Inori lanzó sus cuchillos con toda su fuerza, pero se limitaron a rebotar en la barrera — “¿Un artefacto…? ¿Así que más personas tienen uno además de la capitana?” — Inori reflexionó en voz alta antes de evaluarlo.

Égida de la Deidad Guardiana

Creador

Desconocido

Calidad

SS

Valor

6000000 Dells

Un artefacto. Un descubrimiento de una antigua civilización que se forjó con tecnología perdida. Erige una barrera defensiva estratégica semiesférica cuyo tamaño varía en función de la cantidad de magia que se le infunda. El usuario no puede moverse mientras la barrera está en uso.

 

Inori quedó un poco perplejo con la descripción — y se quedó especialmente perplejo con lo que se suponía que era exactamente una ‘barrera defensiva estratégica semiesférica’ — pero al menos captó lo esencial de lo que era capaz el artefacto.

Recuperó los cuchillos que habían sido desviados y los hizo pasar por fuera de la barrera. Aunque retrocedieron con miedo, los caballeros no pudieron evitar mirar con asombro. Su comandante, con el rostro todavía severo, habló.

“Esta barrera no puede ser atravesada desde el exterior por ataques mágicos o físicos. Sin embargo, nuestros ataques pueden pasar sin obstáculos. Nos recuperaremos aquí y luego lo derrotaremos con magia.” – Declaró a los demás caballeros.

Ah, así que de ahí viene lo de ‘estratégico’, pensó Inori.

Mirando fijamente a Inori, el comandante continuó suministrando magia a la égida. Al observarlo más de cerca, empezó a preguntarse si Inori había sido el que Aegiana tenía en el punto de mira. Sin embargo, no había oído nada de que el chico poseyera ese tipo de poderes.

Ahora que tenían la oportunidad de recuperar el aliento, algunos de los caballeros también lo reconocieron como el supuesto objetivo ‘inofensivo’ que debían proteger. Por supuesto, esto planteó la cuestión de por qué estaba atacando a los caballeros. Pero no tenía sentido tratar de averiguarlo ahora. Ya lo habían superado.

Ahora, los caballeros que podían usar magia habían avanzado y estaban empezando a formar sus círculos mágicos. A pesar de ello, Inori Takafuji se acercó a ellos con indiferencia. No había ni una pizca de miedo en sus pasos mientras se acercaba.

¿Qué está haciendo? Se preguntó el comandante.

Cualquier persona en su sano juicio habría tratado de poner la mayor distancia posible entre ellos y la barrera para escapar del ataque, pero Inori no. En lugar de eso, se estaba acercando a ella. El comandante estaba totalmente confundido. Miró directamente a los ojos de Inori. La persona que caminaba hacia él no se parecía a ningún tipo de persona que hubiera visto antes. Era como una misteriosa aparición, con una expresión de absoluta indiferencia.

En el momento siguiente, se formó un círculo mágico dorado en el ojo izquierdo de Inori — el amarillo — y luego el comandante vio un destello de luz. De repente, el mismo círculo mágico dorado se había formado en sus ojos, deletreando el fin de su estado mental normal.

“Desactivar…” — Dijo el comandante en voz baja.

En cuanto lo hizo, la cúpula arco iris desapareció como si se fundiera en el aire, dejando a todos los que estaban dentro completamente desprotegidos.

“Comandante, ¿P-Por qu—?”

Pero cuando se volvieron a mirar su rostro, no vieron ni una sombra del comandante que una vez habían conocido. Todo lo que quedaba era un inválido con los ojos vacíos y baba goteando de sus labios.

“Comandante!”

No quedaba ni rastro del hombre que solía ser.

“No…”

“Aghh!”

En cuanto la barrera desapareció, los cuchillos que les habían apuntado volaron, y de nuevo la sala se llenó de los gritos de los caballeros.

“Cuanto más fuerte es la fortaleza mental de un objetivo, menos efectiva es probablemente la hipnosis. Así que el hecho de que te haya hipnotizado tan fácilmente significa que…” — Inori murmuró, dejando de lado una mirada aburrida.

Sin embargo, la hipnosis que manejaba era un hechizo de muy alto nivel. No había muchos que pudieran resistirlo sólo con su voluntad. Aun así, los caballeros que estaban lanzando sus hechizos no podían aceptar que el comandante hubiera sido hipnotizado. La barrera que el Artefacto erigía debería haber defendido contra toda magia, incluida la hipnosis.

Pero no entendían lo que había sucedido a un nivel fundamental, porque no sabían que la magia que utilizaba Inori procedía de un mundo completamente distinto. La égida podía reconocer la magia de este mundo y defenderse de ella, pero cuando se enfrentaba a hechizos de un mundo diferente, no tenía forma de detenerlos — sobre todo si se trataba de un tipo de magia totalmente distinto. Cualquiera de las opciones defensivas de este mundo contra la magia resultaba inútil ante Inori — una contradicción andante que ignoraba las leyes que rigen este mundo.

Una vez que la barrera desapareció, se acabó. Los cuchillos atacaron todos a la vez, y fueron capaces de masacrar a todos los caballeros, excepto a dos. Los dos supervivientes comenzaron a correr a toda velocidad hacia la salida.

“Mierda! Mierda! ¿Quién es este tipo? Se suponía que era inofensivo! ¿Qué parte de él es inofensivo?” — Uno de los caballeros frunció el ceño mientras corría hacia la puerta. La derribó de una patada y giró bruscamente a la izquierda hacia el pasillo, pero su destino ya estaba sellado — “¿Qué es esto?” — Gritó, al darse cuenta de que su cuerpo estaba atrapado en algo — o para ser más precisos, sujetado — “¿E-Esto es una cuerda?”

Varias cuerdas negras y delgadas ataban el cuerpo del caballero. Tras una inspección más detallada, los cuchillos que habían aterrizado en las paredes habían creado una red de cuerdas durante la propia batalla.

“No vas a escapar.” — La voz del joven vestido de negro resonó desde atrás.

Las cuerdas se deslizaron alrededor de los cuerpos de los dos caballeros, tensándose amenazadoramente.

“Las cuerdas son realmente muy útiles.” — Murmuró Inori, mientras caminaba frente a ellos.

“P-Por favor, no me mates! No—” — Suplicó desesperadamente uno de los caballeros.

“Sí, no. No tengo tiempo para esto.” — El joven respondió sin una sola pizca de emoción. Levantó ambas manos, enroscando sus dedos alrededor de las gargantas de los caballeros, y apretó.

“D-Demonio—guh…”

“Agghhh…”

Inori pudo sentir cómo intentaban respirar con dificultad mientras les aplastaba la garganta con sus manos. Sus gritos resonaron por los pasillos, pero incluso cuando la saliva volaba de sus bocas, él les prestó poca atención.

“Iuuu, escupen. Asqueroso…”

“¿Alec…?”

La voz de una mujer sonó a través del oscuro pasillo mientras Inori estaba allí, sujetando a los dos hombres por el cuello.

“Elfaye… ¿Verdad?” — Respondió Inori. Internamente, se preguntaba quién o qué era un Alec, pero parecía razonable suponer que era el nombre de uno de los caballeros que acababa de matar.

Inori había utilizado Detección para discernir su identidad. Era una de las guerreras del Batallón Doncellas de Guerra de Aegiana, y no era la única que estaba aquí. En total eran cuatro las que estaban de pie mirando a Inori.

“Esa voz… Eres Inori, ¿Verdad?” – Dijo Maria, la vice capitana, en tono de incredulidad.

Inori la recordaba como la persona que solía estar al lado de Aegiana, que les llevaba los refrescos durante los entrenamientos.

“Sí, soy yo.”

“Tenemos instrucciones de impedir que cualquier invasor entre en la sala de fiestas, y de llevarte ante la capitana si te vemos. Antes de escoltarte hasta ella, necesitaremos saber qué haces exactamente con esos dos.”

“No, no es necesario. Les diré ahora mismo: Los he matado.” — Dijo Inori despreocupadamente, dando una pequeña sacudida a los cuerpos ahora sin vida de los dos caballeros.

Maria jadeó. Le resultaba difícil conciliar su imagen de la persona que había conocido cuando estaba entrenando, y la persona que tenía ahora delante — “¿Y por qué, exactamente, hiciste eso?”

“Bueno, decidí matarlos a todos, así que no podía dejar a ninguno con vida, ¿No?”

Maria no podía comprender la situación. Nada tenía sentido. Aunque hubiera matado a esos dos caballeros, ¿Cómo era posible que también hubiera matado a todos los caballeros en la sala de fiestas? Pero no pudo escuchar ningún sonido desde el interior. Además, el propio Inori estaba allí de pie con una espantosa sonrisa en la cara. Tenía que estar diciendo la verdad.

“Soy tu enemigo. Es el momento perfecto. Yo también quería probar el combate cuerpo a cuerpo. Vamos — intenta matarme! Si no lo haces, te mataré a ti primero. De cualquier manera, todas ustedes van a morir.”

Ella sintió instintivamente lo peligroso que era. Un escalofrío recorrió su columna vertebral. Sin embargo, su mente rechazó lo que sus sentidos le decían. Racionalmente, era difícil aceptar por completo lo que había sucedido.

“Es imposible que hayas matado a todos los caballeros de la sala de fiest—”

“Uh… Entiendo, espera.” — Dijo Inori, abriendo una de sus manos y luego levantándola hacia Maria. Todavía sujetando el cuello de Alec, relajó el otro brazo — “¿En serio necesitas más pruebas? Mira. ¿Tú y yo? Somos enemigos. Deberías tener información más que suficiente para entenderlo. Métetelo en la cabeza.”

Inori empezó a retorcer la cabeza de Alec. Su vértebra cervical ya había sido aplastada, pero ahora empezó a hacerse añicos. Las guerreras jadearon horrorizadas y dieron un paso atrás. Inori llevó el cuerpo de Alec hacia delante y luego empezó a sacudir la boca, ahora flácida, como si fuera parte de una marioneta.

“‘Sálvameee!’ Solo bromeo.” — bromeó.

“Rahhhh!!!” — Un rugido furioso estalló de la garganta de Elfaye al activar su armadura mágica.

“Por fin!” — Inori se mofó con satisfacción, arrojando el cadáver de Alec a un lado — “Esto es lo que quería!”

“Te matare!” — Se levantó del suelo y corrió hacia él, acortando inmediatamente la distancia entre ambos. Con una estocada de su espada, atravesó el abdomen de Inori. Sus tripas se derramaron y tosió sangre.

Con una respiración entrecortada, Elfaye empezó a intentar sacar su espada del torso de Inori.

“Pero sabes… me habría gustado que fueras un poco más sensata en todo esto. ¿Te gusta este tipo o algo así? Es culpa mía, supongo.” — Continuó Inori, como si no hubiera pasado nada—

“Qu… Todavía estás vivo! Espera, no puedo sacar mi espada!”

Por mucha fuerza que empleara, la espada seguía firmemente clavada en Inori. Volvió a mirar la herida que le había hecho y vio cómo la sangre que se había derramado empezaba a enroscarse alrededor de su espada como si tuviera mente propia.

“No puedes sacar la hoja por la presión abdominal. Eso debería enseñarse en el curso introductorio de esgrima.” — Inori sacó un cuchillo y la apuñaló en la garganta. Después de perforar su arteria carótida, lo sacó y la sangre brotó. El cuerpo sin vida de Elfaye cayó al suelo. En ese momento, su espada cayó del abdomen de Inori, y la herida se cerró tras ello — “Ahora, entonces…”

“Miranda! Alice! En formación! El que está delante de nosotros no es Inori. No duden!”

Internamente, Inori replicó que, de hecho, era el mismo Inori que conocían, pero decidió no decirlo en voz alta porque por fin las había puesto nerviosas y no quería estropearlo.

Miranda y Alice retrocedieron, preparando sus bastones. La formación habitual del grupo estaba formada por Maria y Elfaye como vanguardia, y Miranda y Alice como retaguardia. Sin Elfaye, les sería difícil luchar de cerca, lo que significaba que su mejor estrategia ahora era que Maria defendiera la línea de atrás, mientras ellas dos se convertían en la principal fuente de daño.

“Voy a crear una apertura. Cuando lo haga, ataquen inmediatamente.”

Maria se apresuró y blandió su espada sin dudarlo. Como las estocadas no parecían ser muy efectivas, había decidido utilizar los cortes en su lugar, pero Inori saltó para evitar el golpe.

Mal movimiento, pensó Maria. En el aire, no tenía dónde ir hasta aterrizar. Probablemente tocaría el suelo antes de que Miranda y Alice lanzaran sus hechizos, pero tal como estaba ahora, no podría evitar un ataque de Maria. Ella se acercó, pero al hacerlo, su trayectoria cambió de repente. Fue como si volara o fuera arrastrado por algo, y muy rápidamente. Pasó volando por delante de Maria y se acercó a Miranda y Alice.

Por mucho que Maria quisiera reaccionar, algo detuvo sus movimientos. Lo único que pudo hacer fue girar la cabeza, viendo cómo Miranda y Alice caían al suelo en cuanto él aterrizaba.

“Q-Qué has hecho!” — Gritó ella, mirándolo fijamente.

“Hm… Algo así como un salto bungee lateral, ¿Tal vez?”

En cuanto la trayectoria de Inori en el aire había cambiado, Miranda y Alice habían parecido enredarse en algo, atándolas con fuerza.

“¿Una cuerda…?”

“Sí.” — Inori movió el brazo, ensartando a Miranda y Alice, y les cortó las gargantas expuestas. Sus cuerpos quedaron inertes y las dejó caer al suelo.

Medio aturdida, Maria lo miró fijamente.

“Entonces, vice capitana. Por fin es un uno contra uno. Te voy a usar como calentamiento antes de enfrentarme a la capitana.”

“¿Capitana Aegiana…?” — Maria se mordió el labio, su cuerpo temblaba — “Te mataré en este mismo lugar.”

“Hm. No está mal.” — Inori sacó su Espada de Madera Negra, preparándose.

“Hyaaah!” — Gritó Maria mientras hacía caer su espada sobre Inori.

“Tsk.” — Inori bloqueó el ataque con su espada, pero pudo sentir cómo era empujado hacia atrás.

Maria siguió presionando, acercándose aún más. Esta vez, Inori tuvo que doblar su cuerpo para esquivar apenas su golpe.

“Paso falso!” — Maria dio otro paso hacia delante, pero no movió el pie que tenía delante — sino el de atrás. Luego movió el pie delantero hacia adelante, lo que le permitió dar un paso más grande de lo habitual. Fue una finta que le permitió apuntar fácilmente sus cortes a su indefenso cuello.

“Vaya…”

“Incluso si puedes lidiar con el primer corte—” — Empezó a decir… pero no hubo un segundo corte, porque Inori había detenido casualmente su espada con su mano desnuda.

“En cuanto supe que estabas haciendo una finta, no fue muy difícil atrapar tu espada.”

“Grrr. Suéltala!”

“Entendido.”

“Qu…”

Él soltó su espada sin ningún tipo de aspaviento, confundiendo completamente a Maria. Ella retrocedió para poner distancia entre ellos de nuevo.

“Sería un poco triste que el calentamiento terminara tan rápido. Mm… Te daré unos cinco asaltos más. Después de eso, seguiré adelante.”

“Haré que te arrepientas de no haberme matado.”

▼▼▼▼

Habían pasado diez minutos.

“Hm… Sí, parece que no necesito esforzarme en hacer una espada de hierro si puedo hacer tanto sin ella. Creo que es mejor que me limite a hacer más cuchillos.” — Murmuró Inori, examinando su Espada de Madera Negra.

Mientras tanto, Maria estaba sin aliento y sin maná. Su espada había caído al suelo y estaba atada por las cuerdas de Inori. Aparentemente satisfecho, Inori asintió y guardó su Espada de Madera Negra en el Almacén de Sombras antes de caminar frente a Maria.

“Mátame.” — Dijo ella, mirándolo fijamente.

“Ese es el plan. Pero no me gusta que la gente me ruegue que la mate. Realmente mata el estado de ánimo. Hm… Me pregunto si la transformación servirá.”

“¿La… qué?”

“¿Hm? Oh, no estaba hablando contigo. Estaba hablando con ellos.”

El ceño de Maria se frunció mientras trataba de discernir a quién se refería. No tardó en darse cuenta de que había dos lobos negros detrás de él. Sus ojos se abrieron de par en par como si dijera: ¿De dónde han salido?

“Ah, ya veo. Bien — hora del experimento. De pie.” — Tan pronto como Inori dijo estas palabras, Maria vio las sombras de tres personas levantarse lentamente del suelo.

“Elfaye… Miranda… Alice…” — Tenían que ser ellas, pero al mismo tiempo no lo eran. El blanco de sus ojos se había vuelto rojo sangre, y sus venas también se habían vuelto rojas, visibles bajo su piel. Sus dientes eran afilados como colmillos y sangre goteaba de sus bocas. Gemían, como si fueran poco más que bestias. Su forma de moverse tampoco era humana. Se habían convertido en algo completamente diferente.

“Vice capitana, me gustaría que me ayudara con un último experimento. ¿Te importaría?”

“Qué estas haci…”

“Genial! Bien — nueva Elfaye, nueva Miranda, nueva Alice…”

“Espera… No, por fa—”

“Es la hora de la comida.”

“Por favor… Eso no…”

“Tengo una humana fresca para ustedes. Asegúrense de saborearla hasta el último bocado.”

Noooo!!!

Inori miró por la ventana mientras los sonidos de carne desgarrada, gritos y masticación llenaban el pasillo.

“Hmm. Me pregunto cómo estará la cosa por allí.”

▼▼▼▼

El silencio se apoderó del castillo, casi como si todo sonido fuera absorbido por la oscuridad, tan pesada que apenas era atravesada por la pálida luz de la luna. El suelo y el aire habían perdido todo el calor que había ganado con los fuertes rayos del sol de la tarde. Ahora, un frío tan cortante que calaba hasta los huesos soplaba por el castillo.

En medio de todo esto, un ejército de caballeros rodeaba el castillo. Normalmente, los caballeros tenían órdenes de matar a todos los invasores, pero hoy no. Hoy tenían órdenes de matar a todos los habitantes que intentaran escapar.

Una fuerte ráfaga de viento sopló sobre los caballeros. El aire frío se filtró por las grietas de sus armaduras, robándoles el calor corporal.

“¿Hm?” — Uno de los caballeros parece haber notado algo. Era una sombra — “¿Siempre estuvo ahí?” — Buscó en sus recuerdos. Al principio, sólo sintió una ligera confusión, pero al final, empezó a darse cuenta de que había algo muy raro. La sombra se movía, pero no a causa del viento — “¿Es un animal o algo parecido?” — Entrecerró los ojos mientras miraba la sombra. Sin embargo, al momento siguiente, la sombra saltó.

“Q-Qu—” — Saltó del techo, y justo detrás de ella había otras sombras más pequeñas.

“¿Qué son esas cosas?”

“¿Bolas de pelo?”

No tardaron en darse cuenta de lo que se acercaba. Las siluetas de múltiples bestias entraron en su visión.

“Que demoni… Son enormes!”

“¿L-Lobos?”

Cuando las sombras se acercaron lo suficiente, los caballeros se dieron cuenta de que la más grande superaba fácilmente su propia altura. Corrió hacia ellos, con sus garras chocando contra el suelo de piedra, dejando escapar un rugido despiadado.

“Qué demonios!”

“¿Un monstruo?”

“Nunca he visto una bestia tan grande!”

“¿Por qué viene del castillo?”

Por la confusión, los caballeros rompieron la formación. En ese momento, Fenrir se puso a cuatro patas, y se posicionó para atacar. Exhaló, y en la misma respiración, endureció su pelaje, disparando hacia los caballeros.

“Agh—”

“Gwah—”

“Ack!”

Los caballeros fueron atravesados por la avalancha de proyectiles de pelo endurecido y salieron despedidos — cuerpos, armaduras, armas y todo. Los pelos negros agujerearon a los caballeros, dejándolos sin vida como muñecos. Fue una tormenta de trozos de armadura, sangre, huesos, carne, brazos, dientes, fragmentos de escudo y pelos negros.

Los trozos de carne salpicaron el suelo, produciendo ruidos suaves, mientras que los fragmentos de armadura y escudo dejaron cicatrices en la tierra. Atrapados en la tormenta de violencia, ninguno tuvo siquiera la oportunidad de gritar aterrorizado antes de ser despedazado.

Después de unos diez segundos, Fenrir examinó la carnicería que había provocado y la tierra que se había transformado en un lago sangriento.

“Camaradasss… Recuperen la sangre… de la carne dispersaaaa…”

“Sí, líder.”

“¿Son aceptables nuestras acciones?”

“Matarlos va en contra del pacto de la bruja.”

Los lobos no estaban abandonando su territorio original para invadir esta tierra — sin embargo, la bruja les había pedido que protegieran a la gente de este país, y en este momento, estaban haciendo cualquier cosa menos eso.

“Aunque sea en contra de sus deseosss… Simplemente perdemos la tierra que ella nos otorgóóó… De cualquier manera, tenemos… un nuevo maestrooo. Ademásss… Sólo hemos matado a los rebeldesss… No hemos roto el pacto de la bruja.”

“Si usted lo dice.” — El lobo que había hablado no parecía aceptar del todo su respuesta.

Sin embargo, aunque no tuvieran ninguna intención de proteger a la familia real, era cierto que habían matado a rebeldes. Así que técnicamente estaban en lo cierto, y no habían violado su pacto.

“Biennn… Continuemos rodeando el castillooo… y erradiquemos a los caballeros que quedannn…”

“Entendido.”

“Sí.”

“Muy bien.”

Los cuatro corrieron por el lago sangriento, sus sombras desaparecieron lentamente en la oscura noche.

▼▼▼▼

Cogí un libro de la estantería y lo puse en mi Almacén de Sombras. Luego cogí otro libro y utilicé Omnisciencia, Clarividencia y Memoria Fotográfica para guardarlo en mi cabeza. No fue un trabajo especialmente duro y terminó prácticamente en cuanto toqué el libro. Aun así, si no me ponía manos a la obra, amanecería antes de que me diera cuenta. Así que lo que acabé haciendo fue memorizar la mitad de ellos y guardar la otra mitad en mi almacén de sombras.

En medio de mi estrategia de ‘matar a todos’, había una cosa que todavía quería hacer, y era leer todos los libros del castillo. Pude leer la mayoría de ellos con Clarividencia y Omnisciencia, pero todavía había muchos que estaban guardados bajo llave. Ahora mismo, mi objetivo era tratar de robar esos libros.

En cuanto detecté que un caballero entraba en mi radio de acción, utilicé Titiritero para matarlo con un cuchillo. Hasta ahora, los únicos con los que había intentado luchar eran los miembros del Batallón Doncellas de Guerra. Sabía que eran bastante fuertes por el entrenamiento, así que había pensado que servirían como un buen calentamiento. Gracias a Memoria Fotográfica, ya conocía bastante bien sus hábitos y tendencias, así que, en última instancia, no había sido un combate tan duro.

Había conseguido que mis lobos drenaran la sangre de sus cadáveres, lo que había convertido a las Doncellas de Guerra en ghouls. Luego, usando mi autoridad de Clase Barón, había hecho que atacaran a los otros caballeros del castillo. No estaba seguro de que pudieran seguir una orden complicada, pero gracias a mi experimento, ahora sabía que al menos podían seguir instrucciones sencillas. Ahora era el momento de usar mis ghouls y lobos negros para crear aún más aliados. Aunque hubiera rezagados, podría acabar con ellos cuando terminara de conseguir todos los libros que quería.

“Y… listo.”

Terminé de escanear el último libro y salí de la biblioteca. Con Detección, me di cuenta de que había dos caballeros. Rápidamente usé Omnisciencia para confirmar sus posiciones, y lancé mis cuchillos para que les atravesaran la garganta. Luego hice que mis lobos los convirtieran en ghouls.

Por lo que parecía, los lobos negros iban bien, y mis stats también aumentaban constantemente. Toda la sangre que bebían mis esclavos contaba como sangre que yo bebía, así que obtenía el aumento de stats por ello. Cielos, me encanta lo prácticos que son los esclavos.

Al final, sin embargo, no importaba lo fuerte que fuera si estaba solo. Por eso necesitaba aliados. Por suerte, tenía a mis prácticos esclavistas para que me hicieran más aliados. Cuantos más aliados tuviera, más podría conseguir. Además, no tenía que preocuparme de alimentarlos ni de dónde guardarlos. Pensaba seguir haciendo más y más esclavos. Al mismo tiempo, quería evitar hacer vampiros a toda costa. Eso sería muy molesto.

Sin embargo, como referencia, los ghouls que seguían mis órdenes debido a mi autoridad no eran mis esclavos. Si los tiñera con mi sangre, se convertirían en esclavos, pero los ghouls que rondaban el castillo ahora mismo no lo eran, lo que significaba que no podía guardarlos en mi almacén de sombras. Mi plan era coger sólo a los más fuertes, convertirlos en mis esclavos y guardarlos en mi Almacén de Sombras. Por supuesto, eso era sólo después de que todo estuviera dicho y hecho.

“El siguiente está aquí.” — Toqué con la mano la puerta y descubrí que estaba cerrada físicamente en lugar de mágicamente. Fue muy fácil abrirla con Conquistador y Clarividencia.

Usé Conquistador en toda la cerradura y luego usé Clarividencia para ver el interior de la cerradura. Como la cerradura era pequeña, no tardé en cubrirla con Conquistador y luego usar Titiritero para mover las piezas necesarias para abrirla.

Oí un clic, que indicaba que la había abierto con éxito — “Bien.” — Las bisagras oxidadas de la puerta dejaron escapar un chirrido cuando la abrí, e inmediatamente me recibió el olor a libros viejos y mohosos… y también algunos gritos.

“Eek!”

“¿Q-Quién está ahí?”

Um, esa es mi línea.

Dentro de la habitación había un noble de mediana edad y su hija, que llevaba un vestido muy llamativo. Tenía la piel pálida y el cabello rubio… Realmente me recordaba a cierta princesa obsesionada con la gratitud. Pero era imposible que estuvieran emparentadas. Esta chica tenía pechos enormes.

Ahora que lo pensaba, Detección había captado rastros de vida dentro de la habitación, pero me había imaginado que eran ratas o algo así. Nunca había esperado que hubiera humanos dentro. Tal vez llegué a esa conclusión porque Detección había indicado una presencia muy débil en el interior. Sólo me preocupaban los caballeros, así que era muy posible que hubiera pasado por alto la posibilidad de que la presencia en el interior fuera humana, aunque débil.

“Tú… No eres un caballero. Padre — tal vez estemos siendo rescatados.”

“Espera. T-Tú eres uno de los sirvientes de los héroes…”

Mientras decía estas palabras, su hija se agarró a él. Pero en serio, ¿Un sirviente de los héroes? ¿Eso es lo que la gente pensaba de mí?

“Por favor, ayúdenos a escapar, Señor Sirviente! Queremos alejarnos de ese malvado canciller!”

“Ew, no.”

“¿Huh…?”

“Yo no gano nada con eso.” — ¿Qué ganaría con dejar escapar a este viejo y a su hija? En todo caso, sólo significaría más problemas para mí.

“T-Te concederé cualquier deseo! Dinero, mujeres, bebida, tierra — Te daré cualquier cosa! Por favor… Te lo ruego!”

“Lo siento.” — Dije mientras daba un paso hacia la biblioteca, con una ligera sonrisa formándose en mi rostro — “Ya he decidido que voy a matar a todos los presentes.”

Ante mis palabras, el rostro del viejo se congeló de miedo. Su hija se aferró a él, llorando, su cuerpo temblaba mientras se encogía de miedo. Hm, hay un olor extraño proveniente de ella. ¿Se ha hecho pis encima? Bueno, no es que me importe. Lo entiendo perfectamente. Es una respuesta lógica — reduce el peso del cuerpo, lo que le permite huir más rápido.

“¿P-Por qué parece que te estás divirtiendo tanto?” — Preguntó la chica con voz temblorosa mientras se orinaba.

¿Hm? ¿Divertirme? Por qué está… Oh, estoy sonriendo. Huh. Supongo que esto es algo divertido. ¿Pero qué de esto, específicamente, es divertido? Matar gente no me alegra realmente ni nada. Simplemente había decidido divertirme. Por eso me estaba divirtiendo.

“Oh, lo sé. Son nobles, ¿Verdad? Entonces deberían saber que el entretenimiento lo es todo. No están viviendo si no intentan divertirse.” — Di otro paso adelante — “Así que si voy a cometer una masacre, también podría divertirme mientras lo hago, ¿No?”

“Eek!” — La chica se quedó completamente quieta, con una expresión de miedo.

“Bueno, de todos modos — no es nada personal.”

Desde la vieja biblioteca sonaron dos gritos y el sonido de la carne desgarrándose. La oscura noche aún no había dado tregua.

▼▼▼▼

“Llegan tarde…”

En la sala de entrenamiento se alzaba la figura de un caballero, con su armadura de plata reluciente. Era Aegiana. Después de encerrar a los héroes en la mazmorra, había llegado hasta aquí sola. Sin embargo, por mucho que esperara, no aparecía nadie más. Al principio, pensó que debía haber algún tipo de retraso en la supresión del castillo, pero aun así, esto estaba tardando demasiado.

Tenían que reunirse aquí después de haber completado sus tareas. Pero en este momento, Aegiana era la única presente. Estaba de pie en el suelo de piedra gris de la amplia sala de entrenamiento, iluminada por la pálida luz de los focos que alimentaba con su maná. Era un espacio lo suficientemente grande para sus ocasionales ejercicios militares. Y en ese enorme espacio, Aegiana estaba completamente sola.

Habían pasado varias horas, pero no había señales de que viniera nadie. Consideró la posibilidad de salir a revisar el castillo, aunque eso sería desobedecer las órdenes que le habían dado. Pero antes de que pudiera considerar la idea, escuchó un ruido extraño.

“¿Qué es eso…?”

El sonido provenía del cielo. En la tenue luz de la luna, una figura sombría agitó sus alas, descendiendo lentamente hacia ella. Aegiana no bajó la guardia ni un segundo, mirándola fijamente con la mano en la empuñadura de su espada de plata enfundada.

A medida que se acercaba, su forma era más discernible. Parecía un murciélago enorme, pero su cuerpo no era obviamente el de un murciélago. Tenía manos, pies, cabeza y llevaba ropa. Tenía, sin duda, forma humana, pero con alas de murciélago. La ropa que llevaba era negra — una camisa de vestir negra, pantalones negros, guantes negros, con un ojo derecho negro y alas negras. Su ojo izquierdo era de un color dorado que podía verse fácilmente a través de la oscuridad.

El individuo plegó sus alas en el aire y se posó sobre una pared de la sala de entrenamiento. Luego se levantó, con el cielo negro como telón de fondo. Sólo entonces la luz de la sala de entrenamiento reveló quién era.

“Tú eres…” — La luz parpadeó en su rostro, era alguien que Aegiana conocía muy bien. La única diferencia era que no tenía parche en el ojo. Aegiana lo miró sorprendida.

“La luna es hermosa, ¿Verdad, capitana?”

“¿Inori?”

Las parpadeantes luces blancas del campo de entrenamiento, la tenue luz de la luna y la lejana luz de las estrellas reflejaban los rostros de una caballero con armadura de plata y de un vampiro vestido de negro.

“¿Qué estás tratando de decir? En realidad… ¿Qué es eso que tienes en la espalda?”

“Oh, ¿Esto?” — Inori extendió sus alas de murciélago. En algún momento, había subido su habilidad Vuelo a Lv. 4 y su Aplomo a Lv. 6. Ahora, al menos podía volar del punto A al punto B sin ninguna dificultad.

“Esas alas…” — Aegiana miró la espalda de Inori — “Son alas demoniacas. Inori, bastardo! Has vendido tu alma a los demonios!”

Las personas podían transformarse en demonios formando un pacto con uno. Como resultado de este pacto, obtenían ciertos rasgos distintivos, como alas o cuernos. Los demonios eran seguidores del dios de la oscuridad. Firmar un contrato con ellos significaba unirse a su bando.

Creía en ti! ¿Qué pasó con tu orgullo como humano?” — Grito Aegiana. Sin embargo, Inori parecía totalmente imperturbable y desinteresado.

“¿Creíste en mí? ¿Acaso simpatizabas conmigo porque era débil? Qué estupidez. Para empezar, nunca tuve orgullo.”

“Tú…”

“Además, no vendí mi alma.”

“¿Huh…?” — Aegiana enarcó las cejas ante esta afirmación aparentemente contradictoria.

Por su parte, sin embargo, Inori no veía ningún problema en lo que había dicho. No tenía orgullo. Utilizaría lo que pudiera y desecharía lo que fuera necesario si eso significaba lograr sus objetivos.

Sin embargo, vender su alma significaba someterse a los caprichos de otro — era insoportable. Inori nunca consideraría eso, ni siquiera por un momento. Se negaba a responder ante nadie más que ante sí mismo. Era el ser definitivo del ego y el egoísmo.

“No vivo para nadie más que para mí mismo. No necesito a los demonios.”

“¿Quieres decir que no necesitas a nadie más…?”

“Sí — básicamente.”

La expresión de Aegiana se agrió ante su respuesta — “¿Cuál es tu propósito, Inori?”

Vivir.”

Aunque la respuesta de Inori fue cortante, demostró exactamente la clase de persona que era.

Aegiana dejó caer su mirada al suelo y comenzó a hablar en voz baja — “Aprendí una lección de mis Doncellas de Batalla…” — Su rostro se llenó de tristeza — “Vivir es difícil… y agotador.” — Llena de frustración o quizás de vergüenza, apretó el puño con tanta fuerza que empezó a temblar — “Los que creen que lo saben todo y afirman que utilizarán a cualquiera para sobrevivir… Los que no se preocupan por lo que le ocurra a los demás mientras su propia supervivencia esté asegurada — esa gente siempre ha vivido en paz, lejos de cualquier lugar en el que tuviera que arriesgar su vida.” — Levantó la cabeza y miró directamente a Inori — “El deseo de vivir, el miedo a la muerte… estos sentimientos son como nada. Frágiles, débiles. No hay nadie vivo que haya experimentado el dolor de la muerte. Sin embargo, en el campo de batalla abunda ello. Hasta el punto de que se convierte en algo insignificante. De hecho, en el campo de batalla, la muerte puede parecer incluso la opción más atractiva.” — Ninguno entendía que la muerte podía ser tanto un terror como una misericordia — “Cuanto más fuerte es la persona, más encuentros cercanos con la muerte tiene. Por eso hay que tener una razón de peso para vivir como los fuertes. Ya sea por la familia, por la persona que amas, por venganza, por lujuria, por conquista, por sadismo o por masoquismo — no importa el motivo, pero la razón debe existir.” — Aegiana miró con desprecio a Inori — “Así que aquí está la cosa, Inori — el mero hecho de querer vivir seguramente se volverá en tu contra. Estoy segura de que no reconoces que has vendido tu alma. Tu incapacidad para entenderlo es tu debilidad.”

“Huh. ¿Ya has terminado?”

“Qu…” — Aegiana se quedó boquiabierta ante la frívola respuesta de Inori a su sermón.

Exhaló.

“Hombre, sí que te gusta hablarme con desprecio.” — dijo, sentándose con las piernas cruzadas ante ella.

Aegiana no podía creer lo que veían sus ojos. Estaban en el campo de batalla — ¿Cómo se atrevía a enfrentarse a ella así? Pero Inori sólo estaba marcando el tono. Todavía no había reconocido esto como una confrontación. En cuanto a Aegiana, aún no había percibido a Inori como un enemigo. Para ella, seguía siendo su alumno.

“Déjame preguntarte algo. ¿Tienen las pulgas una razón para vivir? Probablemente trabajan más duro para sobrevivir que cualquiera de nosotros, pero dudo que tengan un solo pensamiento hacia eso.” — Inori no estaba seguro de si las pulgas habían sido descubiertas en este mundo, pero a pesar de ello, continuó — “Además, creo que la verdadera naturaleza de los seres vivos es el rechazo.” — Incluso los organismos más simples estaban constituidos por membranas, ADN y enzimas. Esas eran las cosas que los definían como organismos vivos. Y, en general, los organismos vivos existían mediante los mismos tres procesos: reproducción, homeostasis y adaptación a las presiones externas — “A fin de cuentas, el acto de vivir no es más que luchar contra la eflorescencia del mundo exterior a uno mismo, y convertirlo en su enemigo. No hay un significado más profundo en nada de eso.”

“No tengo ni idea de lo que estás hablando.”

“No estaba diciendo nada de esto para aumentar tu comprensión. Tampoco estoy tratando de negarte tu capacidad de acción. Simplemente quiero que me veas como un enemigo.” — Inori apoyó el codo en su rodilla y apoyó la cara en su mano — “Parece que quieres que te pregunte para qué vives, así que picaré. Dímelo.”

Aunque confundida, Aegiana habló con voz firme — “Vivo por mi país. He comprometido mi vida con él.”

En cuanto esas palabras salieron de su boca, Inori chasqueó la lengua, molesto — “Esperaba algo más, pero… bueno, da igual.” — Inori se puso lentamente en pie y se quitó la suciedad de los pantalones — “De todos modos, me gustaría pedirte un favor… Pequeña señorita patriota. ¿Serías tan amable de renunciar a tu país?”

“¿Qu…? ¿Te has vuelto loco? ¿Por qué habría de hacerlo?”

“Simplemente te pido que renuncies al golpe de estado.”

“¿Quieres que traicione a mi país?” — Preguntó Aegiana, dudosa.

“Oh, eres muy tonta, capitana. Ya hemos superado la traición. Todos los caballeros han sido vencidos y retenidos, incluido el canciller. Tú eres la última en pie.”

“¿Huh?” — Aegiana emitió un sonido de pura perplejidad — “¿Qué ridícula tontería estás soltando? Es imposible que…”

“No estoy mintiendo. Me ocupé de todos ellos. Puedes creerme porque viene directamente de la boca del perpetuador. Pero supongo que… ver es creer, ¿Huh?” — Inori chasqueó los dedos, y al instante un lobo negro surgió de la sombra de la sala de entrenamiento.

“¿Qué…? ¿Un monstruo?”

Aunque la aparición del lobo la sorprendió, fue lo que había en la boca del lobo lo que atrajo su mirada. Estaba arrastrando algo. Una persona. Sus ojos y su boca estaban cubiertos por una tela negra, y su cuerpo estaba atado con una cuerda negra. Tras una inspección más detallada, se trataba de un hombre. A juzgar por su físico, así como por el color y el estilo de su cabello, Aegiana pudo saber de quién se trataba.

“¿Alec…?”

“Oh, wow — bingo! Bien por ti por recordar el nombre de un nuevo recluta!”

El lobo dejó caer al hombre al suelo de piedra. Su cuerpo estaba plagado de heridas y magulladuras, pero parecía seguir vivo. Parecía que intentaba gritar o quizás sólo respirar a través de la tela con la que estaba amordazado. Su cuerpo se retorcía mientras intentaba romper sus ataduras.

“Imposible… ¿Cómo pudiste derrotar a un caballero que tenía una armadura mágica?”

“Um, ¿Hola?” — Inori señaló sus alas, extendiéndolas de nuevo — “¿Y no has visto a ese monstruo de ahí? No he firmado un contrato con un demonio ni nada parecido — he tenido este poder desde el principio. Sólo te lo oculté. Este lobo es mi esclavo. Invocaste a un héroe y obtuviste un demonio en su lugar. ¿No es gracioso?”

“¿Qu… Qué es lo que…?”

“Sabes, he estado pensando en destruir este país por un tiempo. Este golpe fue honestamente un golpe de suerte. Al igual que Alec aquí, los caballeros y el canciller siguen vivos.” — Tan pronto como dijo esas palabras, empezaron a aparecer lobos a su alrededor llevando a otros caballeros, también atados, que rápidamente dejaron caer al suelo. Entre su número había alguien que se parecía al capitán del primer escuadrón, así como las miembros del Batallón Doncellas de Guerra.

Todos estaban desprovistos de sus armaduras mágicas, atados con cuerdas negras y dejados rodando por el suelo. Cuando terminó, unos diez cuerpos yacían a los pies de Inori. Todos gemían de dolor. Por fin, un lobo sacó a otro humano. Por su físico y su singular vestimenta, era fácil saber que era el canciller.

“Puedo seguir.” — Dijo Inori.

“Es… suficiente…”

“De acuerdo. Entonces vayamos al grano.” — Inori levantó la mano, lo que aparentemente era la señal para que todos los lobos pusieran sus bocas alrededor del cuello de los rehenes. Si ponían un poco de fuerza en sus mandíbulas, les arrancarían la cabeza de un mordisco — “Como puedes ver, tengo sus vidas y las de los demás caballeros en la palma de mi mano. Ríndete si literalmente deseas rescatarlos de las mandíbulas de la muerte. Si no lo haces, los mataré inmediatamente. Los presentes morirán rápidamente al serles cortadas las cabezas, pero me aseguraré de matar a los otros caballeros con métodos mucho más sádicos.”

Inori sacó el cadáver de cierta mujer y lo lanzó contra Aegiana. El cuerpo hizo un ruido sordo al caer a sus pies. Estaba cubierto de sangre y marcas de mordiscos. La expresión de su rostro, manchado de lágrimas y sangre, era de completo terror. Era la vice capitana, Maria.

“No soy demasiado creativo, así que cuando digo ‘sádicos’, me refiero a que se los coman vivos los monstruos. Oh — tal vez haga que el Batallón Doncellas de Guerra me dé placer también, antes de que se vayan. Tienes un montón de bellezas…”

“Maria…” — Aegiana cerró los ojos. Su cuerpo comenzó a temblar mientras sostenía el cadáver de la mujer.

“Dependiendo de tu respuesta, perdonaré a todos los demás. Es demasiado peligroso que sigas con vida, así que, por supuesto, rendirte significa que te mataré, pero… cambiar una vida por mil no es un mal trato.” — Con su silueta iluminada desde atrás por la luna, Inori la miró y extendió los brazos de forma dramática — “Por favor, no dudes en rendirte. Me gustaría evitar luchar contra ti si es posible. Sería totalmente inútil, de todos modos. Es demasiado tarde. Ya no hay nada que puedas hacer. El país que conocías ya no existe. Has perdido tu razón de vivir.” — Al igual que Inori había perdido el interés por Aegiana — “Ahora, di que morirás para salvarlos.”

Su hechizo de hipnosis podía resistirse si el objetivo tenía una voluntad lo suficientemente fuerte, así que para que Inori estuviera seguro de poder matarla, tenía que romper su espíritu primero. Tenía que hacerla bajar la guardia, hacerla aceptar la muerte y la rendición como su destino. Sólo entonces podría hipnotizarla con éxito. Todo lo que había dicho hasta ahora había sido un medio para llevarla a ese estado — “Continúa. Dime que no te importa morir, capitana.” — Dijo Inori, sonriendo.

En ese preciso momento, resonó un sonido imperceptible, y los ojos de Inori se abrieron de par en par por la sorpresa. Aegiana había clavado su espada envainada en el suelo de piedra, con los ojos cerrados, inclinando la cabeza mientras permanecía junto al cuerpo de Maria.

Sin entender el significado de sus acciones, Inori preguntó — “¿Qué estás haciendo, capitana?”

“Rezar en silencio.” — Respondió Aegiana secamente, sin abrir los ojos — “Por mi aliada que soportó la humillación y perdió la vida… y por mis aliados que van a morir.”

“¿Oh?”

“Te daré tu respuesta, Inori Takafuji.” — Aegiana abrió los ojos y se enfrentó a Inori, que parecía un ciervo iluminado por los faros de un coche. Desenvainó su espada de plata — “Me niego.”

“¿Huh…?”

En sus ojos no se reflejaba nada más que Inori — “Lo he pensado racionalmente. Has derrotado e incapacitado sin ayuda a los caballeros. Eres una profunda amenaza para este país, y debo eliminarte.”

Inori sintió que los latidos de su corazón se aceleraban. Las comisuras de su boca comenzaron a curvarse hacia arriba — “Voy a matarlos a todos, sabes.”

“Serán sacrificios para la posteridad de este país. No importa lo podridos que se hayan vuelto, siguen siendo caballeros. Deben estar preparados para morir, sin importar lo brutal que sea su muerte.”

“Uh, pero tu país no tiene un rey o un ejército. ¿Qué queda por proteger?”

“El pueblo. No te olvides de ellos. Yo los protegeré. Daré mi vida por este país. Si te permito escapar, puedes aterrorizar al pueblo. Eso no se puede permitir.”

En su mente, tenía una imagen del país perfecto. Su propósito era proteger al pueblo. Por ese ideal, había traicionado a su reina y estaba dispuesta a descartar también al canciller. Era increíblemente egoísta y devota hasta el extremo. Aunque podía tener empatía y preocupación por el futuro de los jóvenes, en el fondo, estaba retorcida sin remedio.

“No importa lo retorcido o dañado que esté este país… viviré y moriré por él.”

Aunque los caballeros fueran torturados hasta la muerte, aunque las miembros del Batallón Doncellas de Guerra fueran violadas y luego asesinadas, aunque ella traicionara y luego fuera traicionada a su vez — no se apartaría de su camino de trabajar sin descanso por el país. Aunque estuviera podrido y se desmoronara, daría su vida por él. Esto no tenía nada que ver con su lealtad como caballero; su mente era simplemente anormal. En cuanto Inori comprendió eso, sintió un éxtasis como nunca antes había sentido.

Inori nunca había conocido a alguien tan fantástico como ella — “Heh heh…” — Mientras las oleadas de éxtasis se abatían sobre él, la risa se le escapó de los labios.

“Aegiana — permíteme disculparme por mi descortesía. No debería haber intentado engañarte.”

Inori sacó ocho cuchillos de su Almacén de Sombras y los sostuvo en sus dos manos. Abrió las piernas y adoptó una postura de lucha. De repente, la cuerda negra, las vendas y las mordazas de los caballeros desaparecieron, revelando unos brillantes ojos rojos. De sus bocas salieron gruñidos guturales y bestiales. Sus movimientos no eran naturales. Era como si algo los controlara. Todos juntos, empezaron a caminar hacia Aegiana, siguiendo devotamente la orden que se les había dado — mátenla.

“Todo lo que dije fue una completa mentira. El canciller, el Batallón Doncellas de Guerra, los caballeros — los maté a todos. Y los convertí en mis ghouls.”

Los ojos de Aegiana se abrieron de par en par. Ya no había más mentiras, y la escena que tenía ante ella era una prueba de ello.

“Ya veo… Ya veo…” — El rostro de Aegiana estaba lleno de ira. Su mirada se dirigió a Inori, y le apuntó con su espada de plata — “Realmente eres mi enemigo.”

“Sí. Y tú eres mi enemiga.” — La sonrisa en el rostro de Inori estaba llena de éxtasis e intención de matar, pero era genuina.

▼▼▼▼

El agudo tintineo del metal chocando con el metal sonó en toda la sala de entrenamiento. Aegiana blandió la espada blanca que sostenía en su mano derecha, esparciendo fragmentos negros en el aire. Los restos parecían polvo de diamante al reflejar la luz de la sala de entrenamiento. A estas alturas, Inori ya había olvidado cuántos cuchillos había lanzado. Aun así, continuó utilizando Titiritero para enviar sus cuchillos de hierro negro a lo largo de varias trayectorias para atacar a Aegiana, pero ella ni siquiera sudó para desviarlos. Rápidamente cortó los cuchillos antes de que hicieran contacto con ella, regando la zona a su alrededor con fragmentos rotos de los mismos.

“Grrr…” — Los ghouls que intentaron atacar a Aegiana también fueron cortados sin siquiera dudar. No importaba lo que viniera a por ella, ya fuera un cuchillo, un ghoul o un lobo, ella lo cortaba todo con su espada, dejándolos inservibles.

Inori frunció el ceño, reflexionando una vez más sobre lo increíblemente molesta que era su espada. Se tomó un momento para usar Evaluación en ella y luego maldijo internamente al darse cuenta de que era un objeto aún más tramposo de lo que Ariya había explicado inicialmente.

Zekkinotachi

Creador

Desconocido

Calidad

SSS

Valor

500000000 Dells

Habilidad

Omnislice

Un artefacto. Un descubrimiento de una antigua civilización, forjada con tecnología perdida. Puede cortar cualquier cosa si el usuario suministra maná a la espada. Cualquier cosa que toque la espada mientras esté infundida de maná será cortada y rota en pedazos.

 

Esta espada podía cortar algo más que magia y círculos mágicos — podía cortar cualquier cosa. Ni siquiera tenía que blandir la espada con rapidez o fuerza, ya que cualquier cosa que entrara en contacto con ella se cortaría. Todo lo que tenía que hacer era elegir su objetivo. Era una espada preciosa, diseñada para ser utilizada con movimientos rápidos.

A continuación, Inori utilizó Evaluación en la espada en su mano izquierda, así como en su armadura.

Espada de Mithril Puro

Creador

Desconocido

Calidad

SS+

Valor

30000000

Habilidad

Apéndice mágico

Un artefacto. Un descubrimiento de una antigua civilización, forjada con tecnología perdida. Una espada compuesta de mithril puro cuya hoja permite al usuario manejar la magia libremente, permitiendo el lanzamiento de hechizos sin el uso de círculos mágicos.

 

Manual de Armadura Mágica

Creador

Reino del Sol Naciente

Calidad

A+

Valor

5100 Dells

Habilidad

Fortificación del cuerpo, Endurecimiento

La versión manual de la armadura mágica normal, forjada por petición personal. Se ha eliminado la activación automática de la fortificación corporal. El usuario debe infundir manualmente con maná los lugares específicos que desea fortificar. Una persona normal no puede usar esta armadura — sin embargo, otorga más maniobrabilidad que la versión automática.

 

Estas dos eran más o menos como las había descrito Ariya — sin embargo, Inori no se esperaba la buena sinergia entre las tres. Aegiana fortificó su armadura para mejorar su velocidad, mientras que sólo infundía su Zekkinotachi con maná en el momento en que su espada entraba en contacto con sus cuchillos. Gracias a su experto control del maná, pudo minimizar el gasto de recursos y maximizar las habilidades de su equipo.

Esto era especialmente útil cuando se trataba del Zekkinotachi, cuyo funcionamiento era increíblemente pesado. No había nadie más que ella que pudiera utilizarlo durante tanto tiempo como lo estaba haciendo ahora. Por no mencionar que aún no había lanzado ningún hechizo con su Espada de Mithril Puro.

De un modo u otro, los objetos más desequilibrados del mundo habían llegado hasta el humano más desequilibrado del mundo, dando como resultado el monstruo que se encontraba frente a Inori. Si entraba en el rango de combate, ella lo cortaría con el Zekkinotachi. Si mantenía la distancia, ella podía disparar magia contra él. Sus ataques físicos podían ser destruidos, y sus ataques mágicos podían ser desviados con una barrera lanzada por su Espada de Mithril Puro. No había absolutamente ninguna posibilidad de que él se abriera paso. Realmente hacía honor a su título de ‘La más fuerte de la humanidad’.

La mayor sorpresa de todas fue que, de alguna manera, fue capaz de seguir y lidiar con la trayectoria errática de los cuchillos de Inori. Era difícil decir si esto era gracias a sus agudos instintos o no. Tal vez era imposible evitar sus cuchillos, pero sin duda podían romperse.

En cuanto Inori sacó nuevos cuchillos, Aegiana aumentó la fuerza de la armadura de sus piernas y se acercó rápidamente a él, blandiendo su espada. Su ataque fue tan rápido como el de Fenrir, pero mucho más preciso.

“Mierda — es rápida.” — Con su Ojo Verdadero de la Verdad, que le permitía ver hasta el último de los movimientos de Aegiana, Inori trató desesperadamente de esquivar la espada que se dirigía claramente a su corazón.

Se oyó el sonido de la carne siendo cortada mientras la mano derecha de Inori salía volando. Aun así, aprovechó esta oportunidad para seguir evadiendo, poniendo distancia entre los dos. Se dio cuenta de lo mal que estaba la situación. Aegiana tenía claramente más stats que Fenrir, y Evasión a Lv. 4 no era suficiente para permitirle esquivar sus ataques.

En ese momento, Aegiana le dio la espalda a Inori, tomándose un momento para destruir el cuchillo que su mano derecha había sostenido. Inori quedó impresionado por su minuciosidad y conciencia. Perder uno de sus guanteletes era muy lamentable, sobre todo porque tenía el hechizo de hipnosis. Pero, al menos, la sombra de su mano permanecía.

Entonces, volvió a enfrentarse a Inori, que acababa de regenerar su mano derecha y ya estaba lanzando otros ocho cuchillos. Volaron alrededor de la sala de entrenamiento en todas direcciones, sin mostrar la más mínima señal de desaceleración. Entonces, ordenó a cinco de ellos que atacaran a Aegiana mientras centraba su atención en controlar uno de los tres restantes.

“Toma esto.”

En cuanto los cinco cuchillos entraron en su rango de ataque, el único cuchillo en el que se había concentrado salió volando de la sombra proyectada por su mano derecha hacia su punto ciego. Hasta ahora, sólo le había mostrado su habilidad Titiritero. Ella no tenía ni idea de sus otras habilidades, incluyendo el Almacenamiento de Sombras. No había forma de que ella pudiera predecir este ataque.

Pero al momento siguiente, los ojos de Inori se abrieron de par en par por la sorpresa. Aegiana había dado tres cortes de inmediato para hacer frente a los cinco cuchillos que estaban a su alcance. Mientras se ocupaba de ellos, el cuchillo de su Almacén de Sombras se dirigía hacia ella, pero fue rápidamente apartado por su espada de mithril, que había girado rápidamente hacia su espalda. De inmediato, giró y lo cortó con el Zekkinotachi, destruyéndolo.

“Tienes que estar bromeando…”

Esto ya no era una cuestión de mero instinto. Tenía que haber percibido los cuchillos de alguna manera. Inori empezó a formular una hipótesis — “El mana que siento en esta sala de entrenamiento… Si es todo su maná, entonces…”

“Inori.” — Gritó Aegiana, interrumpiendo su hilo de pensamiento.

“¿Qué?”

“Nunca había visto este tipo de técnica de lanzamiento de cuchillos. Sólo puedo pensar que te contuviste durante el entrenamiento.”

“Oh no — sólo soy una bestia por la noche.”

“¿Es una forma de acoso sexual…?”

En medio de su charla ociosa, Inori enfocó Detección en su objetivo y aumentó su precisión… descubriendo que su hipótesis daba en el clavo.

“No sabía que tuvieras tu propia forma de Detección. También es casi igual a la mía.”

Aegiana se estremeció ligeramente ante las palabras de Inori, pero al final se limitó a exhalar — “Así que lo descubriste con tu Bendición Divina…”

Su respuesta fue más que suficiente para confirmar su hipótesis. Inori había utilizado Detección para establecer que el maná que cubría la zona se desprendía de Aegiana. El maná de Aegiana tenía tres capas, en esferas concéntricas a su alrededor. La primera esfera llegaba hasta el alcance de su Espada de Mithril Puro. La segunda alcanzaba la punta de Zekkinotachi, que era más larga. La tercera se extendía hasta cubrir la totalidad de la sala de entrenamiento.

Puede que Inori no conociera los detalles más finos, pero al menos podía adivinar por qué podía percibir todo lo que la rodeaba. En esencia, debido a la forma en que su maná impregnaba el espacio, no tenía puntos ciegos. Los ataques sorpresa eran inútiles contra ella.

“¿Por qué necesitas mi Detección si has tenido esa habilidad todo este tiempo?”

“Para empezar, prefiero mantener mis habilidades en secreto. Además, no es perfecta. La gente con buenos instintos aún puede sentir mi maná, así que no es adecuado para operaciones encubiertas.”

“Oh, ya veo.” — Esta respuesta no pretendía avanzar en la conversación, sino darle tiempo para descubrir un punto débil que pudiera explotar.

El único inconveniente del que podía estar seguro era que ella podía ser detectada a través de su maná. Inori también postuló que ella no podía usar su habilidad para sentir cosas en el suelo. Detección confirmó esta teoría, pero eso no ayudó demasiado a Inori porque no tenía ningún ataque sorpresa que pudiera lanzar desde el suelo.

“Así que déjame adivinar — ya eres completamente consciente de lo que he estado haciendo.”

“¿Supongo que te refieres a las cuerdas? Están hechas del mismo material que esas cuerdas y telas de antes.”

“Aw, diablos… Sí que te has dado cuenta.”

Mientras hablaban, Inori había seguido manipulando a Gleipnir, pero resultó que Aegiana se dio cuenta de lo que estaba haciendo. Así, pasó a su siguiente plan. Si ella no podía percibir cosas en el suelo, eso también valdría para las cosas que salieran de su Almacén de Sombras. Cuando él había liberado ese cuchillo de la sombra proyectada por su mano, ella simplemente había reaccionado a él. No lo había percibido de antemano.

El único problema era que Inori no tenía nada en su Almacén de Sombras que se adaptara a sus necesidades. Incluso si atacaba con más cuchillos, Aegiana estaba segura de cortarlos. La única opción que tenía era lanzar un ataque que ella desconocía desde las sombras.

“Déjame hacerte una pregunta: ¿Qué poder es el que te permite controlar tus cuchillos y cuerdas?”

“No tengo ninguna obligación de responderte. Fenrir!” — A la señal de Inori, Fenrir apareció en la sala de entrenamiento. El plan de Inori ahora era sellar los movimientos de Aegiana.

“Mi maestrooo… ¿Cuál es tu voluntadddd…?”

“¿La ves allí? Vuélvete loco.”

“Entendidooo!”

“¿Dos contra uno?” — Preguntó Aegiana — “¿No conoces el significado de juego limpio?”

“Una vez que eres mi enemiga, usaré contra ti todo lo que pueda.”

“Debería haberme dado cuenta de que eres esa clase de persona por tus escapadas en la mazmorra.”

Fenrir rugió y empezó a soltar su ataque de largo alcance. A diferencia de los cuchillos de Inori, que seguían todo tipo de trayectorias diferentes, la piel de Fenrir sólo podía dispararse en línea recta. Sin embargo, una tonelada iría en esa única dirección.

Aun así, parecía que Aegiana era capaz de manejar el ataque. Inori dejó escapar un suspiro de decepción mientras cortaba los fragmentos de pelo cristalizado de la misma manera que sus cuchillos.

Sin embargo, aunque sus cortes hayan repelido los fragmentos, seguía estando en una posición difícil. Era todo lo que podía hacer para defenderse del ataque. No podía moverse de donde estaba, lo que significaba que Inori había logrado su objetivo. Mientras estaba inmovilizada, Inori corrió por el borde de la sala de entrenamiento.

Sacó su Espada de Madera Negra de su Almacén de Sombras. Después de ganar suficiente distancia, levantó la espada como si se preparara para clavarla. Luego se enfrentó a Aegiana y utilizó Salto.

“Es inútil, Inori!”

Al sentir que se acercaba, Aegiana levantó una fuerte barrera mágica entre ella y la descarga de Fenrir.

“Hnn!” — Fenrir gruñó, sorprendido por la capacidad de Aegiana para rechazar su ataque. Aegiana disponía ahora de un respiro en el que podía mantener su espada preparada para interceptar a Inori.

Inori chasqueó la lengua, molesto, mientras le lanzaba su Espada de Madera Negra. Sin embargo, su alcance era más corto que el de Zekkinotachi. En cuanto su brazo derecho entró en su esfera, el brazo se cortó, y la espada que había estado sosteniendo voló en dirección completamente opuesta a Aegiana.

Ella no perdió tiempo en preparar la espada en su mano izquierda. La Espada de Mithril Puro era más lenta debido a que no poseía el mismo tipo de habilidad que Zekkinotachi. Sin embargo, los demonios eran débiles al mithril. Aunque Inori tuviera una capacidad de regeneración asombrosa, un corte de mithril sería seguramente fatal.

Inori sabía que recibiría un daño crítico si su cuerpo se ponía al alcance de su espada, pero ya esperaba este ataque. Había predicho que ese sería su objetivo, así que justo antes de entrar en el alcance de su espada, detuvo el movimiento de su cuerpo en seco.

“Qu— ¿Cuerdas?”

Atados alrededor del cuerpo de Inori estaban los hilos de Gleipnir que él había ensartado en la sala de entrenamiento. Ella no tenía ni idea de su capacidad para encogerse, así que, por supuesto, no podía saber que justo cuando él estaba a punto de entrar en el rango de ataque de su espada, él había infundido maná en los hilos para hacerlos encoger y detener sus movimientos. Era el mismo tipo de truco que había utilizado contra las miembros del Batallón Doncellas de Guerra.

Con este pequeño truco, Inori había logrado su objetivo. Su brazo derecho cortado había volado por los aires, hacia una de las luminarias de la sala de entrenamiento. La sombra que proyectaba cayó a los pies de Aegiana, y de entre esta sombra, surgieron los cuerpos superiores de los lobos, apretando sus afilados dientes alrededor de sus piernas.

Aegiana emitió un sonido de dolor y su rostro se contorsionó mientras cortaba a los lobos con Zekkinotachi. Los lobos muertos se fundieron en un líquido negro antes de desaparecer.

“Fenrir, no dejes que se cure!”

“Rooar!!!” — Fenrir se había recolocado alrededor de la barrera para comenzar de nuevo su asalto a distancia.

Mientras tanto, Inori ordenó a Gleipnir que se encogiera aún más, poniendo más distancia entre él y Aegiana.

“Tsk. Qué exasperante!” — Aegiana había vuelto a defenderse del ataque de Fenrir. No debería haber tenido tiempo de lanzar un hechizo, pero de todos modos, Inori notó que sus piernas se curaban lentamente.

“Maldita sea. La habilidad de la Espada de Mithril…” — Inori recordó que le permitía lanzar hechizos sin círculos mágicos. Sin embargo, sólo permitía lanzar el hechizo. Eso no significaba que pudiera ser invocado con toda su fuerza — “Esta es una carrera contra el tiempo.”

“Rooar!”

“Tsk!” — Aegiana maldijo internamente, preguntándose si había un límite a la cantidad de fragmentos que Fenrir podía disparar. Pudo discernir que el ataque provenía del cuerpo de Fenrir, pero parecía no tener fin, lo cual era suficiente para frustrar incluso a una persona generalmente fría como Aegiana.

En ese momento, se dio cuenta de que Inori había desaparecido. Nada más preguntarse a dónde había ido, su pregunta fue respondida. Inori apareció ante ella con su ojo izquierdo brillando en amarillo. La miró directamente a los ojos. Ella no reconoció el círculo mágico que se formaba delante de su ojo, pero de todos modos, lo cortó inmediatamente con Zekkinotachi.

“Maldita sea.” — Inori chasqueó la lengua con frustración.

“¿Qué ha sido eso?”

“Una especie de hechizo de hipnosis.” — Respondió Inori secamente, recolocándose rápidamente.

Hasta hace un rato, Inori había sido su alumno. Ahora, eran enemigos que intentaban matarse mutuamente. Lo miró, y otra pregunta surgió en sus labios.

“¿Por qué sonríes?”

“¿Sonreír? ¿Yo?”

“Sí.”

“Supongo que… porque es divertido.”

“¿Divertido?” — Preguntó Aegiana, repitiendo la respuesta de Inori.

Inori se miró el dorso de la mano izquierda — “¿No te diviertes, Aegiana?” — Preguntó, sonando confuso.

“Supongo que… Sí, un poco.”

Era la primera vez en mucho tiempo que luchaba contra alguien lo suficientemente fuerte como para enfrentarse a ella. Aegiana era una persona que disfrutaba luchando contra alguien fuerte — luchando hasta la muerte.

“Por cierto… de donde vengo, ‘la luna es hermosa’ es una frase famosa para proponerle matrimonio a alguien. Si aceptas, se supone que debes decir ‘puedo morir feliz’. Raro, ¿No?”

“¿Así que me propusiste matrimonio antes y te rechacé?”

“No seas estúpida. Esa nunca fue mi intención.”

“Oh, ¿Era así?” — Dijo Aegiana — “Entonces, ¿Te propongo matrimonio en su lugar?”

“En ese caso, te rechazaría.”

“Hmph. Como era de esperar, supongo.”

“Pero… esto es definitivamente lo más divertido que he tenido en mi vida.” — Justo después de estas palabras, el ojo izquierdo de Inori brilló de color amarillo frente a Aegiana.

Al mismo tiempo, un gran círculo mágico se había grabado en el aire. Aegiana trató inmediatamente de cortar el círculo mágico como antes, pero éste era mucho más rápido. Apenas había pasado una décima de segundo antes de que se completara y se activara. Y del círculo detrás de ella, surgió Inori. Era su as en la manga — Teletransporte.

▼▼▼▼

Inori había utilizado hipnosis la primera vez para sentar las bases de su siguiente movimiento. Para hipnotizar a alguien, el círculo mágico debía reflejarse en los ojos de su objetivo, lo que significaba que había un retraso necesario antes de que pudiera surtir efecto.

En cambio, aparte de los efectos llamativos, no había ningún retraso entre la activación del círculo mágico de invocación y la invocación real. Inori había aprovechado la diferencia de tiempo en el lanzamiento de cada uno de estos hechizos en su beneficio. La segunda vez que había intentado utilizar hipnosis en ella, la había llevado a intentar cortar el círculo mágico de la misma forma que antes. Sin embargo, en ese momento, Inori ya se había teletransportado.

Aunque hubiera querido corregir la trayectoria de su espada, no era fácil hacerlo. En el tiempo que tardó en ajustar su corte, Inori agarró su mano derecha con la izquierda, y detuvo sus movimientos por completo.

Aegiana soltó un gruñido. Inori le clavó en la garganta la daga de hierro oscuro que llevaba en la mano derecha. Ella trató de esquivarlo doblando la parte superior de su cuerpo hacia atrás, pero con su mano derecha todavía en el agarre de Inori, perdió el equilibrio.

Aunque trató de mantener el equilibrio con las piernas y el tronco, no pudo usar su mano derecha, y a esta distancia, el cuchillo de Inori se encontraría con su garganta antes de que la espada de mithril en su mano izquierda pudiera siquiera tocarlo.

“Martillo de Aire.” — Entonces, Aegiana desató un hechizo sobre su propia mano izquierda, utilizando el aire comprimido que este hechizo de magia de viento generaba para impulsar explosivamente su brazo izquierdo. Sintió que su codo crujía bajo la fuerza extrema, pero utilizó el impulso de este hechizo para apuntar su espada al corazón y a la mano derecha de Inori.

Inori recibió el inesperado contraataque de Aegiana con una mirada tranquila. Sabía que tenía que desviar el ataque, que pretendía cortar su brazo en dos y atravesar su corazón. Inori cesó su propio ataque, tirando su cuchillo, y estiró su brazo derecho hacia la espada. La hoja le cortó justo entre los dedos anular y corazón.

Cuando está muy concentrado, el tiempo parece ralentizarse. Este era un fenómeno que tanto Inori como Aegiana estaban experimentando en este momento. La espada atravesó la mano de Inori y siguió cortando más allá de su muñeca. Inori movió lentamente la parte superior de su brazo para apuntar el codo hacia arriba. Consiguió meter la espada entre el cúbito y el radio, y pudo desviarla hacia arriba. La esapda cortó sus ligamentos, huesos, camisa y fibras musculares. Sin embargo, no se detuvo.

La trayectoria del corte se había desviado ligeramente, haciendo volar trozos de su codo y radio. Cortó parte de su deltoides antes de cortar finalmente la cabeza de Inori por completo.

Perdiendo fuerza en su mano, Aegiana soltó la espada de mithril, que salió volando con la fuerza del hechizo que la había impulsado inicialmente. La sangre brotó de donde solían estar la cabeza y el brazo derecho de Inori, antes de que su cuerpo sin cabeza cayera de rodillas y luego al suelo.

Aegiana había podido extender su maná por la habitación para utilizar su versión de Detección en parte gracias al apoyo que le había proporcionado la Espada de Mithril Puro. Aunque todavía podía hacerlo sin la espada, le resultaba mucho más difícil mantenerla. Además, no podía ignorar a Fenrir. Así que extendió con fuerza su maná por la sala de entrenamiento.

“Nooo! Maestrooo!!!”

Fenrir había saltado hacia Aegiana por la espalda, pero con un amplio golpe de Zekkinotachi, ella cortó profundamente su enorme cuerpo.

“Gaaaah!” — En sus últimos momentos, Fenrir gritó al techo antes de que su cuerpo se disolviera en un líquido negruzco y desapareciera.

Tras confirmar que había desaparecido, Aegiana exhaló y cayó de rodillas, con la respiración agitada. Tras obligarse a repartir su maná por la habitación sin la ayuda de la Espada de Mithril, se estaba quedando casi sin energía. Estaba a punto de sufrir de agotamiento de maná. Era posible que el maná que había dispersado volviera a ella si tenía la espada de Mithril Puro, pero sin ella, había tirado todo ese maná a la basura.

Mientras su respiración se volvía más agitada, miró hacia la cabeza de Inori, que yacía en el suelo. La debilidad de un demonio era el mithril. Por muy fuerte que fuera la capacidad de regeneración, utilizar el mithril para cortar una cabeza o atravesar un corazón significaría la muerte.

Agarrando su mano izquierda, ahora inútil, se levantó y se tambaleó hacia la cabeza cortada. Puede que lo haya matado sin dudar por el bien de su país, pero Aegiana seguía siendo humana. El que había cortado podía ser un demonio, pero también había sido su alumno. Era imposible para ella no sentir algo. Acunó su cabeza en el brazo derecho y rezó en silencio.

Cuando terminó, abrió los ojos — “Debo ir…” — Comenzó a moverse hacia el castillo.

Sin embargo, en cuanto lo hizo, oyó una ligera brisa. Al darse la vuelta, vio el cuerpo de Inori, que había estado tirado en el suelo momentos antes, volando a toda velocidad hacia ella.

“¿Qu—?” — Aegiana no podía creer lo que veían sus ojos. Sin cabeza, el cuerpo debía ser poco más que un mórbido adorno.

Intentó preparar el Zekkinotachi, pero la cabeza que tenía en la mano le estorbaba, impidiéndole moverse como quería. En ese momento, el cuerpo de Inori cambió su postura en el aire, descargando una patada en el estómago de Aegiana.

“Gah!”

Usar Salto Lv. 10 y Patada Lv. 10 era el combo más fuerte de Inori. El cuerpo de Aegiana se dobló en forma de ‘V’ mientras volaba hacia la pared de la sala de entrenamiento. Sin perder un minuto, Inori lanzó dos cuchillos. Uno de ellos consiguió cortar un tendón de la mano de Aegiana.

Ésta gimió al perder su fuerza de agarre y dejó caer la Zekkinotachi. El otro cuchillo rebotó al chocar con la espada que caía. Mientras tanto, el cuerpo de Inori le arrebató la cabeza de los brazos y la empujó hacia su lugar en su cuello. Mientras se regeneraba, la sangre se retorcía alrededor de la herida como si fuera un ser vivo.

“Ahem… Prueba. Prueba. Bien, estamos bien.” — Inori giró el cuello para comprobar que todo funcionaba antes de acercarse a Aegiana.

“¿Cómo…? Sé que te he cortado con mi Espada de Mithril. No debería haber forma de que siguieras respirando.”

“Bueno, como puedes ver, estoy como nuevo.” — Después de todo, Inori siempre había tenido la sensación de que la cabeza no era muy importante para los vampiros.

Durante su batalla con Fenrir, aunque su médula espinal había sido golpeada, no estaba paralizado. Esta vez, sin embargo, Inori había retrasado a propósito su regeneración. Ya había experimentado con esto durante su batalla con el Batallón Doncellas de Guerra. También había descubierto que, incluso después de perder la cabeza, era capaz de controlar su cuerpo. Esto sólo hizo que el hecho de que el corazón, no la cabeza, era lo más importante para un vampiro.

“Al parecer, el mithril no tiene efecto en mi cuerpo.”

La debilidad de Inori era diferente a la de los vampiros de este mundo. Era débil a la plata, no al mithril.

Después de unos momentos de mirar a Inori, Aegiana dejó escapar un suspiro — “He perdido…”

Inori permaneció en silencio. Era básicamente una casualidad que estuviera vivo en este momento. Antes de esto, su única experiencia real de combate había sido Fenrir. Excluyendo el calentamiento que había tenido con la vice capitana, esta era la primera vez que luchaba de verdad contra otra persona.

Inori carecía de sentido de la batalla. Sabía que, incluso con todos los cheats que tenía — sus ojos, su capacidad de análisis y sus tácticas — le faltaba mucha experiencia. Aun así, Inori creía que el que quedaba en pie al final era el vencedor. Una victoria era una victoria.

Después de esta sesión de autorreflexión, Inori volvió a enfrentarse a Aegiana — “Tu MP está prácticamente en cero. No puedes fortificar tu armadura ni usar tu versión de Detección.”

“Es cierto… Ni siquiera tengo fuerzas para mantenerme en pie. Entonces, ¿Ahora qué? ¿Me matarás?” — Preguntó ella con una débil sonrisa — “¿O quizás me secuestrarás? ¿Violarme y luego descartarme? Supongo que también podrías torturarme.”

Para ser justos, Inori también tenía la opción de convertirla en su sirvienta, pero no le interesaba. Había muy pocas posibilidades de que ella abandonara su país para servirle. Incluso si lo hiciera, él perdería el interés en ella en ese momento. No había ninguna razón para convertirla en un vampiro.

“Ninguna de las anteriores. No hay nada para mí, y no me interesa nada de eso.”

“Ya me lo imaginaba. Aunque no me importaría que me lo hicieras.”

A Inori le sorprendieron ligeramente sus palabras — “Esperaba que dijeras algo más parecido a ‘Prefiero morir ahora por tu mano que soportar la humillación’!”

“¿Te ha dicho eso alguien más? De todos modos, simplemente estoy ganando tiempo.”

“¿Crees que los refuerzos están en camino?”

“No. Pero está bien si fantaseo con un héroe que se abalanza y me salva, ¿No? Sólo soy una persona que no sabe cuándo rendirse. Incluso ahora, no he renunciado a mi país.”

Inori dejó escapar una carcajada antes de agacharse ante Aegiana — “Por mucho que no me moleste lo que estás haciendo, no puedo dedicarte tiempo. No voy a seguirte la corriente con tu estúpido plan. Te voy a matar, aquí y ahora.”

Inori puso su mano en el hombro de Aegiana y abrió la boca. Ella pudo ver unos colmillos puntiagudos en su interior.

“¿Eres un vampiro?” — Preguntó sorprendida.

“Sí. Así que… ya sabes lo que voy a hacer a continuación, ¿Cierto?”

Y con eso, Inori le clavó los colmillos en el cuello.

▼▼▼▼

Los pasos resonaron en la mazmorra. Los tres héroes seguían en su celda, así que estaba claro que el sonido procedía de otra persona.

“¿Quién está ahí? ¿Capitana?” — Tamaki preguntó a la figura que se acercaba. Sin embargo, no hubo respuesta.

Aoi se había desplomado, pero ahora levantó la cabeza para mirar fuera de la celda. Cuando la persona se acercó lo suficiente, las tenues luces del calabozo revelaron un rostro familiar. Puede que llevara una camisa negra que nunca habían visto antes y que careciera de su habitual parche en el ojo, pero su rostro era inequívocamente el de su conocido.

“¿Inori…?” — Preguntó Ryuto, con la voz baja y sorprendida.

“Sí. Vaya, tienen un aspecto lamentable.” — Dijo Inori con despreocupación, mirando a los tres.

“¿V-Vienes a salvarnos?” — Lo interrogo Ryuto.

“Más importante — ¿Estás bien, Inori? No estás herido, ¿Verdad?” — Tamaki se agarró a los barrotes de la celda, tratando de verlo mejor.

“Estaba muy preocupada…” — El rostro de Aoi se relajó con alivio.

Ver sus reacciones hizo que Inori soltara un leve suspiro — “Deberían estar preocupados por ustedes mismas. Puede que ustedes dos sean aún más blandas que Ryuto.”

Inori sacó cierta herramienta mágica de su Almacén de Sombras y se acercó a la cerradura cercana a la puerta de la celda. Se oyó el sonido de algo que se abría. Inori agarró ligeramente uno de los barrotes y tiró de la puerta de adamantita para abrirla con facilidad, dejando a los tres héroes en la más absoluta incredulidad.

“Espera, ¿Qué? ¿Qué has hecho?”

“Hay otras formas de abrir esta puerta sin magia. La capitana tuvo la amabilidad de hablarme de esta herramienta. Vamos, salgan de aquí.”

Mientras los tres salían de la celda, Ryuto aún parecía confundido — “¿En serio nos estás salvando?” — Preguntó.

“Bueno… al menos estarán mejor que ahí dentro.” — Inori asintió, con una ligera sonrisa en el rostro.

“¿Huh?”

El ojo izquierdo de Inori brilló de color amarillo, reflejando un círculo mágico en los ojos de Tamaki.

“Qu—” — En el siguiente instante, los ojos de Tamaki se desenfocaron, y los músculos de su cara se relajaron.

“¿T-Tamaki?” — Ryuto se limitó a mirarla confundido. Todavía no había comprendido la situación.

Mientras tanto, Inori se había vuelto hacia Aoi, que inmediatamente había levantado una barrera.

“Buenos instintos… pero inútiles.” — Inori volvió a activar su círculo mágico. Superó la barrera con facilidad, poniendo a Aoi también bajo hipnosis.

“I-Inori, qué est—”

“Eres muy lento.”

Ryuto había asumido una postura de lucha, pero Inori se acercó al instante hacia él y le sujetó los brazos a los lados antes de activar de nuevo su hipnosis.

“¿Qué… es esto?”

“Vaya.” — Inori se sorprendió de que Ryuto fuera algo capaz de resistir la hipnosis — “Levanta las manos.”

“Ah!” — Ryuto gritó conmocionado mientras su cuerpo se movía exactamente como Inori le había ordenado.

“Hm…” — Inori se llevó la mano a la barbilla y empezó a pensar — “Así que puedo controlar tu cuerpo, pero no tu mente.” — Su suposición era que la conciencia de Ryuto tenía cierta resistencia a la hipnosis, lo que sorprendió a Inori porque nunca había tomado a Ryuto por una persona mentalmente fuerte. Sin embargo, aún más sorprendente era cómo Ryuto aún no había discernido qué clase de persona era realmente Inori.

“M-Maldición!”

El repentino arrebato de Ryuto interrumpió los pensamientos de Inori. Se dio cuenta de que ahora era el momento de decidir cómo debía controlar a Ryuto.

El hecho era que seguiría bajo su hipnosis hasta que decidiera liberarlo. Esto significaba que era posible para él limitar sus acciones a partir de ahora. Con eso en mente, Inori se volvió hacia Aoi y le dio una orden.

“Aoi, crea tu barrera más fuerte alrededor de esta mazmorra — una que el fuego no pueda penetrar.”

Aoi asintió e hizo lo que se le había ordenado. Cuando terminó, Inori inspeccionó la barrera con Detección. Luego, se dirigió a Tamaki.

“Sujeta esto.” — Inori le entregó un objeto de apoyo especialmente fabricado para potenciar la magia de fuego. Hasta ahora, sólo había utilizado bastones de entrenamiento, por lo que su poder utilizando un bastón real con circuitos mágicos incrustados en él probablemente estaría muy por encima a lo que estaba acostumbrada — “Ahora prueba un hechizo débil.”

Tamaki obedeció. Aunque se suponía que el hechizo era débil, una enorme bola de fuego apareció en la palma de su mano.

“Eso sirve. Ahora usa todo tu poder para prender fuego al castillo — lo suficiente como para quemarlo por completo, junto con todos los cuerpos que hay dentro. ¿Puedes hacerlo?”

Tamaki asintió.

“Bien. Entonces quémalo todo, con todo lo que tengas.”

“Qué!” — Gritó Ryuto sorprendido.

Sin embargo, mientras tanto, Tamaki comenzó a formar un enorme y muy complicado círculo mágico. Completarlo requería mucho más tiempo que el débil hechizo de antes.

“P-Para, Tamaki!” — Ryuto estaba frenético.

Pero por mucho que lo intentara, todo caía en saco roto. Tamaki activó el hechizo sin dudar lo más mínimo. En un abrir y cerrar de ojos, todo el castillo se vio envuelto en una brillante llamarada roja y azul, lo suficientemente caliente como para enrojecer incluso el suelo de piedra.

Las llamas lamieron las paredes, reduciendo la madera a cenizas, derritiendo el cristal y destruyendo los circuitos mágicos incrustados en todo el castillo. Aunque la barrera que Aoi había creado debía protegerlos, aún podían sentir el calor de la conflagración.

“Vaya… Así que este es el poder de los cheats de un héroe.” — Inori estaba reaccionando no sólo ante Tamaki, que tenía suficiente potencia de fuego como para derribar un castillo entero, sino también ante Aoi, que era capaz de crear una barrera lo suficientemente fuerte como para resistir esa embestida, incluso sin el uso de un objeto de apoyo.

Inori inspeccionó la zona con Omnisciencia y confirmó que el trabajo estaba completo. Luego miró a Tamaki, que se había desplomado. Por lo que pudo ver, había perdido el conocimiento debido a un grave caso de agotamiento de maná.

“Bien — es hora de aclarar nuestras mentiras.” — Dijo Inori a los dos que aún estaban conscientes.

Aoi seguía hipnotizada, por lo que sus ojos se hundieron al mirar a Inori. Ryuto, en cambio, se mordía el labio y miraba a Inori.

“Primero, el canciller y los caballeros dieron un golpe de estado y mataron al rey y a la reina. Después, los caballeros se movilizaron para asegurar el castillo y asesinar a los sirvientes y nobles que estaban dentro. Los tres héroes fueron incapacitados por la capitana de los caballeros y confinados en las mazmorras.” — Nada de lo que había dicho hasta el momento contradecía los hechos que Ryuto conocía — “Después de eso, un demonio entrometido que poco o nada tenía que ver con el golpe se infiltró en el castillo. Se encontró por casualidad con la capitana de los caballeros e intentó chantajearla para que aceptara su propuesta de matrimonio. Sin embargo, ella lo rechazó de plano. Enfadado, el demonio la mató y quemó todo el castillo.”

Los ojos de Ryuto se abrieron de par en par ante la declaración de Inori. Estaba más sorprendido por el hecho de que alguien hubiera sido capaz de matar a la capitana que por el desenfreno del demonio. Incluso con su Bendición Divina, Ryuto no había tenido ninguna oportunidad contra ella.

“Así que, después de matar a la capitana, ‘La más fuerte de la humanidad’, el demonio se llenó de confianza y bajó a la mazmorra donde estaban retenidos los héroes. Se presentó diciendo: ‘Hola, soy el nuevo rey demonio’.” — Inori se dirigió hacia una de las barras de adamantita de la celda, la agarró y utilizó la técnica de armamento para convertirla en agujas. Cuando terminó, la barra emitió un sonido parecido al de la arena al convertirse en polvo.

“Soy el demonio que se llama a sí mismo Rey Demonio.” — Dijo Inori, mientras el metal detrás de él se desmoronaba, dejando un hueco entre los barrotes lo suficientemente grande como para que cupiera una persona.

Ryuto se quedó con la boca abierta, incrédulo. En un principio, Inori había traído una llave porque no estaba seguro de que pudiera utilizar Creación de Armamento en la adamantita, pero parecía que su preocupación había sido innecesaria.

“Oh, claro. Y entonces el nuevo Rey Demonio declaró lo siguiente… Ahem. ‘Héroes, la mayor amenaza no es el actual Rey Demonio, sino yo’. Después de decir esto, el Rey Demonio se fue. Afortunadamente, la barrera de Aoi mantuvo a los héroes a salvo de cualquier daño.”

Lo único que faltaba era que Inori se ocupara del agotamiento de maná de Tamaki. En un día o dos y debería poder recuperarse… o al menos, eso es lo que Inori quería creer. Con eso en mente, se acercó a Ryuto.

“¿Entendido? Todo lo que he dicho es la ‘verdad’. Lo más probable es que el Imperio Maccad envíe sus fuerzas aquí para rescatarlos. Cuando vengan, asegúrate de decirles la ‘verdad’.”

Ryuto lanzó una mirada rebelde en dirección a Inori, pero éste se limitó a devolverle una mirada fría.

“Existe la posibilidad de que la hipnosis se disipe en algún momento. Cuando eso ocurra, podrás decir lo que quieras. Pero…” — Inori se acercó a Ryuto y le susurró al oído — “¿Vas a ser tú quien le diga a Tamaki que ha quemado a todos los caballeros del castillo?”

Ryuto se quedó helado.

“Tamaki puede parecer descarada, pero es demasiado buena cuando se trata de otras personas. Aunque estuviera bajo mi hipnosis cuando lo hizo, seguiría siendo la persona que mató a todos esos caballeros. Ella no tendría otra opción que cargar con ese pecado. ¿Crees que podrá soportarlo?”

Ryuto empezó a rechinar los dientes de rabia.

“Si tratas de mentir, no te va a funcionar. El Imperio Maccad tiene un artefacto que es un detector de mentiras. Te descubrirá si no dices la verdad.”

“Entonces, ¿Por qué…?”

“Lo que dije fue estrictamente la ‘verdad’.” — dijo Inori, con una ligera sonrisa — “Pensaré en todas las demás preguntas con las que podrían llegar a ti. Cuando lo hagan, asegúrate de decirles sólo las respuestas que yo te dé.”

“Ahora, entonces…” — Inori había terminado de manipular los recuerdos de Tamaki y Aoi y de dar sus órdenes a Ryuto. Un suspiro se le escapó de la boca mientras miraba el techo de la mazmorra. Se dio cuenta de que la puerta de la mazmorra estaba firmemente cerrada, lo que significaba que tenía que haber algún tipo de sistema de ventilación. Miró el círculo mágico grabado en el guante de su mano izquierda y guardó el círculo en su Ojo Sigiloso.

“Bien — voy a salir. Asegúrate de seguir mis órdenes.”

“Sí.” — Respondió Aoi robóticamente.

“Maldito sea todo…” — Ryuto maldijo, devolviéndole la mirada a Inori con amargura.

Sin embargo, a Inori no le importó en absoluto. Se teletransportó hacia el conducto de ventilación, pero justo cuando estaba a punto de salir, se volvió de nuevo — “Ah, claro. Casi lo olvido. ‘Escuchenme, héroes. Esta es una declaración del nuevo Rey Demonio. Su mayor enemigo no es el actual Rey Demonio, sino yo’.”

Entonces, el cuerpo de Inori fue envuelto por una luz amarilla. Al momento siguiente, había desaparecido de la mazmorra.

Después, el sol no volvió a salir en el Reino del Sol Naciente.


⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒