Akutoku Ryoshu V1 C1 – 5

«Vamos, Alice. Quedarnos sería perder el tiempo.»

Opté por abandonar el recinto sin enfrentarme a ellos y volver primero a los dormitorios.

En la entrada me detuvo el tutor a cargo.

«Perdóneme, Vellett-sama. Le traigo una carta.»

«¿Una carta? ¿De quién?»

«De la estudiante Mashiro Leiche.»

«…! Ya veo, gracias.»

Cogí el sobre, lo abrí y lo leí de camino a mi habitación, incapaz de esperar.

Ouga Vellett-sama,

Gracias por ayudarme antes.

Hay algo que deseo discutir.

¿Podría venir al patio mañana por la mañana antes de la primera hora?

Por favor, permítame corresponder su amabilidad.

Mashiro Leiche

«Ouga-sama… ¿Podría ser…?»

«…Sí, sin duda alguna.»

Una carta de amor…!

Kukuku… Y pensar que ya la había enamorado…!

¿Fue mi carisma desbordante?

Algunas partes eran difíciles de leer, ya que parecía haber escrito de nuevo después de que la tinta húmeda se secara, pero no había error en esta redacción.

Definitivamente se me confesaría mañana por la mañana.

«Alice, el amanecer llegará temprano mañana. Duerme inmediatamente esta noche.»

«Entendido.»

«…Parece que nos esperan tiempos divertidos, ¿Verdad?»

«S-Sí, supongo que sí!»

Intercambiando miradas, Alice y yo nos reímos en voz alta antes de entrar en mi habitación.

◇ ◇ ◇ ◇ ◇

▼▼Al día siguiente después de que la luna se ocultara y saliera el sol▼▼

«…Hmm.»

Llamado por Leiche, me dirigí al patio sintiéndome genial, pero….

Esperando allí estaban los chicos de ayer—por alguna razón Leiche también estaba allí, con la cara pálida junto a ellos.

Estos tipos no aprenden. Pensar que hoy intentarían otro plan…

«¿Qué están haciendo aquí? ¿Otra vez acosándola?»

«No no, vinimos a apoyar a nuestra amiga.»

«… ¿Qué?»

«Nos sorprendiste ayer, pero… Tú eres el rumoreado hijo inútil de la Casa Vellett, ¿Verdad? Abandonado por tu padre por carecer de aptitudes mágicas.»

«La propia familia Vellett tiene una infame reputación como malvados señores feudales.»

«Lameculos de nobles extranjeros, que desangran su territorio para vivir vidas indolentes. Vagos inútiles que sólo conservan la sangre real!»

No tiene sentido decir que están equivocados.

No saben nada de cómo padre me ocultó para evitar exponerme a la malicia cuando era niño. Cómo públicamente finge incompetencia porque funciona para nuestra ventaja diplomática.

Cómo difunde deliberadamente rumores para atraer a los nobles verdaderamente podridos.

Claramente no están involucrados en política.

«¿Y qué si es verdad?»

«Bueno, sólo pensamos que es triste que esta chica se haya involucrado con un tipo como tú. Hey, di por qué lo has llamado.»

Empujada por detrás, Leiche se enfrentó a mí cara a cara.

Agarraba el pañuelo de ayer con las manos y le temblaba todo el cuerpo.

Sus ojos también se movían inquietos, completamente intranquilos.

«Leiche, estos tipos son realmente tus amigos—»

«Hey! Dilo ya!»

Luark gritó, cortando mis palabras.

Tch, estos tipos son molestos.

Es impensable que la dócil Leiche podría confesarse públicamente así…!

Di un paso adelante para que se fueran como ayer, pero esta vez Leiche extendió los brazos para bloquearme el paso.

«Um! H-Ha sido un malentendido!»

Cabizbaja, levantó la vista.

«No te involucres más conmigo! No necesito ayuda de un incompetente como tú.»

A los ojos de Leiche mientras me decía esto les faltaba su brillo… su vigor.

«E-Es sólo un malentendido lo de ayer, así que… E-Eres un inútil hijo caído!»

«Malentendido…»

«T-También te devuelvo esto… Así son las cosas así que…»

Prácticamente me lanzo el pañuelo y se fue del lugar.

Al pasar, sus amables palabras llegaron a mis oídos.

«Lo siento.»

De alguna manera me tragué las ganas de caer de rodillas.

La maldad a la que aspiro no debe exponer una forma tan desagradable.

Luark y compañía, aparentemente encantados de verme abatido, rieron estruendosamente mientras caminaban a mi lado.

«Así que no vuelvas a relacionarte conmigo! No me vuelvas a malinterpretar, idiota inútil!»

«Ah, una obra maestra, una autentica obra maestra!»

«Un poco de diversión a primera hora de la mañana!»

Sus risas vulgares se desvanecieron en la distancia.

F-Fue un malentendido… ya veo…

¿El afecto que creí que estaba surgiendo fue un malentendido mío…?

¿Fue mi actitud de ayer algo neurótica?

¿Cuál era la respuesta correcta si ni siquiera un pañuelo funcionaba? Maldita sea!

¿En serio se hacen populares los chicos revoltosos…?

«…Ouga-sama, aún puedo atraparlos si vamos ahora, pero ¿Cómo procederemos?»

No puedo hacer nada aunque los atrape.

Soy el idiota que la malentendió y pensó que era una confesión.

Molestar persistentemente podría hacer que me denunciaran por acosar o ser espeluznante.

Busco el mal, pero no tengo necesidad de rumores tan desagradables.

Pero… pero… No puedo renunciar a esos pechos…!

Entonces es hora de cambiar de planes.

Observaré por ahora.

«Haremos nuestro movimiento cuando llegue el momento. Déjalos por ahora. No pierdas el momento decisivo.»

«Entendido.»

◇ ◇ ◇ ◇ ◇

Mi nombre es Alice.

La mujer elegida por Ouga Vellett para recibir una segunda vida.

Ouga-sama es literalmente un [genio].

Carecer de aptitudes mágicas es una desventaja totalmente irremediable en este mundo, especialmente para alguien de noble cuna.

Pero Ouga-sama no desesperó y se mantuvo firme.

Con el tiempo, incluso completó su propia teoría y consiguió los medios para vivir en este mundo a pesar de ser incapaz de usar magia.

Y pretende utilizar el poder obtenido no para sí mismo, sino para ayudar a los demás.

Lloré incontables lágrimas al escuchar esto de Su Señoría.

Fui designada para apoyar la vida estudiantil de mi magnífico Maestro, permitiéndoseme estar a su lado constantemente.

El entrenamiento espartano de la sirvienta principal era intenso, pero todo era por mi venerado Ouga-sama.

Ahora era capaz de preparar té adecuadamente, la yo de aquellos días enfrascada en batallas apenas podía ser notada.

«Heh… Qué cosa tan inútil de considerar.»

Más bien, actualmente tengo un grave deber.

Ouga-sama me ordenó vigilar a la señorita Mashiro Leiche.

No lo dijo explícitamente, pero leer entre líneas es también el papel de una sirvienta a veces.

Ouga-sama dijo [No pierdas el momento decisivo].

En otras palabras, asegurar la evidencia de que Leiche estaba siendo amenazada por esos gusanos.

El sabio Ouga-sama debió darse cuenta desde el inicio, pero la carta de ayer—

Tenía rastros de lágrimas.

¿Qué razón podría haber para derramar lágrimas simplemente escribiendo una carta?

Junto con el comportamiento de Leiche ayer, concluir que fue coaccionada es fácil.

Pero acusar sin pruebas sería simplemente desestimado.

Por lo tanto, recibí instrucciones de detenerlos in fraganti.

«Ouga-sama…»

Recordando su figura afligida…

Debe sentirse muy responsable por hacer llorar a Leiche.

Incluso ahora.

Por los horribles rumores que corren, toda la clase desprecia a Ouga-sama.

Sin embargo, él no parece preocupado, manteniendo una compostura absoluta.

Persevera estoicamente.

Este debe ser otro de los planes de Ouga-sama también.

La fuente de los rumores son casi seguro esos gusanos.

Son impulsivos — la actitud de Ouga-sama seguramente los enfurecerá rápidamente.

Si es así, aumenta la posibilidad de que vuelvan a contactar a Leiche.

Se esfuerza por obtener pruebas decisivas.

«Ojalá Ouga-sama se cuidara mejor… Seguro que un día guiará al mundo hacia la paz.»

Hay métodos para detener esto, pero forzar las cosas en exceso sólo dañaría la reputación de Ouga-sama.

Desarraigar la fuente es el recurso final.

Sobre todo, es impensable que yo, como su espada y sirvienta, muestre menos paciencia que la de mi maestro.

«…Me siento sola.»

Estando apartada vigilando así, Ouga-sama no está a mi lado.

Saco un medallón de mi pecho.

Al abrirlo se revela la galante figura de Ouga-sama fotografiada el otro día.

…Sí, esto debería aliviar un poco mi soledad.

Mirando a Leiche—

«Ah…! Esos son…!»

Alcancé a ver a los gusanos rodeando a Leiche para que no pudiera escapar y llevándola a algún lugar… En esa dirección esta… El viejo edificio escolar!

Me alegré de haber aprendido la distribución de la academia con Ouga-sama durante la ceremonia de entrada.

«…¿Podría ser que incluso predijera esto…?»

Es posible para un campeón de la justicia como Ouga-sama.

Tendría sentido si hubiera investigado de antemano lugares propicios para fechorías.

«…No, este no es el momento para desvariar.»

Apresuradamente corrí hacia el rastro de la presencia de mi maestro.

Por favor, espere, señorita Leiche.

Ouga-sama seguramente la rescatará de la desesperación.

◇ ◇ ◇ ◇ ◇

¿Por qué tengo que sufrir esto?

Me matriculé en la academia de magia alentada por la sólida promesa de la esperanza y las débiles expectativas de mi propio talento, visto con buenos ojos por mis padres.

Pero lo único que me esperaba era la opresión por las diferencias de estatus.

«Aquí, entra rápido!»

«Kyaa!»

Empujada por detrás, me metieron a la fuerza en la habitación.

Un aula vacía en el viejo edificio escolar que rara vez se utiliza.

Cayendo sobre mi trasero después de tropezar, miré a los que me habían traído aquí.

«¿Ooh? ¿A qué viene esa actitud? Alguien como tú no tiene derecho a negarse.»

El líder del grupo, Luark Bourbon, me miró con arrogancia.

Se dice que la familia Bourbon es la mano derecha del Ducado Levezenka y ocupa el cargo más alto del ejército.

Por eso recurre arrogantemente a su mala conducta, creyendo que puede encubrir todos sus actos.

Y contra una simple plebeya, sería fácil.


⇐ ノ(>_<ノ )

⇑٩(^▿^)۶⇑

(ノ>_<)ノ ⇒