Kono Yuusha V1 C3

Modo nocturno

Capítulo 3: Hacia la ciudad Edona

Caminamos a través de la puerta y nos encontramos en una pradera. Sin embargo, también puedo ver una ciudad pacífica a sólo unas decenas de metros de distancia. Nuestro viaje comienza en el lugar ideal gracias a la Gran Diosa Ishtar que nos ubica la puerta. Seiya, sin embargo, continúa mirando mientras se desvanece en la nada. Así que le di una palmadita en la espalda para que se moviera.

[Vamos! Vayamos a esa ciudad de allí y compremos un poco de equipo nuevo!]

Seiya parece que quiere decir algo, pero yo lo tomo de la mano y lo llevo a la ciudad cercana.

El letrero de madera de pie dice ‘BIENVENIDO A EDONA!’ Pasamos por debajo del letrero, luego continuamos por el camino sin pavimentar hasta que pasamos junto a unas personas vestidas con ropa de labranza. El ambiente pastoral hace que Edona parezca más un pueblo que una ciudad.

[Oh, un par de viajeros, ¿Eh? Bienvenidos, bienvenidos.]

Sin dudarlo, me inclino ante el granjero con una sonrisa, pero Seiya parece sospechar. Después de que los granjeros siguen adelante, me susurra:

[Hey, ¿Eso era un monstruo?]

[Sólo era un aldeano. ¿En serio no puedes notarlo…?]

[Pensé que podría haber sido un monstruo que se transformó en aldeano.]

[Estás pensando demasiado…]

Después de ir un poco más lejos, se nos acerca una niña que lleva el cabello atando en dos trenzas. En el momento en que la niña de cinco o seis años me ve, sonríe alegremente de oreja a oreja.

[Wow! Eres muy bonita! Como una diosa!]

[Tee-hee. Los niños inocentes reconocen la perfección cuando la ven, ¿Cierto?]

Eufórica, le doy una palmadita en la cabeza a la niña. Luego mira a Seiya.

[Hey, señor! Tus ropas son extrañas, pero tú también eres genial!]

La niña se aleja de mí y se aferra a sus vaqueros. Hay algo en la cara de Seiya que me agrada un poco.

[Bueno, bueno. Si hay una niña cerca, supongo que hasta tú puedes ser amable.]

Seiya simplemente responde con una breve ‘hmph’ mientras la niña continúa mirándolo.

[Hey, señor, ¿Cómo se llama?]

[…]

[Heeey, ¿Cómo se llama?]

[…Seiya.]

[Oh, genial! Soy Nina! Encantada de conocerte!]

Ojalá tuviera más tiempo para ver su intercambio, pero no tenemos tiempo que perder.

[Hey, Nina, ¿Podrías decirnos dónde está la tienda de armas?]

[Um…. Está justo delante!]

[Ya veo! Muchas gracias!]

Después de despedirnos de Nina, seguimos sus instrucciones y caminamos recto. En poco tiempo, nos encontramos en una calle llena de tiendas. Seiya y yo paramos ante un cartel con una espada pintada. Le doy una pequeña bolsa.

[Toma, este es mi regalo para ti. Con tanto dinero, podrás comprar el mejor equipo que esta ciudad tiene para ofrecer.]

Esta es realmente la moneda de este mundo, la cual le pedí a la Gran Diosa Ishtar que preparara para nosotros. Después de caminar por la tienda, Seiya saca todas las monedas de oro de la bolsa y se las entrega al dueño de la tienda, un gordito de mediana edad.

[Me llevaré tres conjuntos de armadura de acero.]

[Ahora mismo!]

Cuando el dueño de la tienda va a traer tres conjuntos de armadura….

[Whoooa! Espera un segundo!]

Convenzo desesperadamente al dueño de la tienda para que se quede quieto antes de regañar a Seiya.

[No necesitas tantas armaduras!]

[Sí, las necesito. Una para usar, una de repuesto, y otra de repuesto en caso de que pierda la de repuesto.]

Esto ya no es simplemente ser demasiado cauteloso. Definitivamente es raro. No me importa de qué mundo sea. ¿Quién en su sano juicio gastaría todas sus monedas de oro en tres conjuntos de la misma armadura?

[Sólo quédate ahí! Elegiré lo que estamos comprando!]

[Bueno, no eres muy controladora.]

Compro una espada de acero y una (repito, una) armadura. Obligo a Seiya a equipar los objetos en el acto, y termina luciendo bastante fuerte, en parte gracias a su alto y musculoso físico. En cuanto a su apariencia, en realidad parece un guerrero medio decente.

Después de salir de la armería, Seiya se va por su cuenta a la tienda de al lado. Luego, después de escuchar la explicación del tendero de los ítems…

[Me llevaré diez bombas de humo y veinte hierbas. Veinte antídotos también, gracias.]

Seiya tomas todos los ítems que puede conseguir con el dinero sobrante. No siento la necesidad de detenerlo, ya que son relativamente baratos comparados con las armas y la armadura. Sin embargo, no puedo evitar preguntarle algo después de salir de la tienda.

[Hey, uh… ¿Realmente necesitas tomar todas estas precauciones?]

[No tengo ni idea de qué clase de monstruos viciosos acechan en las sombras. Por supuesto que voy a tomar precauciones.]

[No te preocupes tanto. Puede que no lo parezca, pero soy una viajera experimentada. Arreglé nuestro comienzo cerca de un pueblo que sería adecuado para ti. Todos los monstruos de por aquí son débiles.]

[Me pregunto sobre eso.]

Justo en ese momento…

[Sí, estará bien! Ni siquiera me preocuparía por eso!]

De repente oigo una voz familiar que viene de abajo. Bajando la mirada, veo a Nina de antes sonriéndome alegremente.

[Incluso yo puedo caminar hasta el pueblo cercano sin preocuparme por los monstruos! Sólo hay slime por aquí!]

Debe haber estado escuchando nuestra conversación. Le doy una palmadita a Nina en la cabeza mientras le envío a Seiya una mirada recriminatoria.

[¿Ves? Ni siquiera una niña pequeña se preocupa por los monstruos de aquí. ¿Te sientes mejor ahora?]

[¿Tiene miedo de salir de la ciudad, señor? Te ves muy fuerte, sin embargo…]

[Este señor es un gran y gordo gato miedoso.]

Pensé que Nina y yo podríamos unirnos y abusar verbalmente de él juntas, pero su inocencia excede mi imaginación. Ella toma una bolsa de flores prensada hecha de tela de su bolsillo, luego toma algo de ella y se la da a Seiya.

[Toma, es para la buena suerte!]

Seiya echa un vistazo a la flor prensada en su mano.

[No me acabas de dar un objeto maldito, ¿Verdad?]

[¿Huh?]

Pongo una mano sobre la boca a Seiya.

[N-No te preocupes por él! Está un poco enfermo de la cabeza! Sólo un poco de enfermedad mental! Eso es todo!]

Ahí es cuando un hombre viene gritándole a Nina por detrás.

[Nina! ¿Qué estás haciendo!?]

[Ah! Papá! ¿Ya terminaste de comprar?]

El gentil padre se inclina ante nosotros.

[L-Lo siento mucho. Espero que mi hija no haya dicho o hecho nada grosero.]

[Era un angelito perfecto. ¿Verdad?]

Mientras miro a Seiya, él aparta la suya y murmura enérgicamente…

[Sí, está bien.]

Huh, quizás no es tan mal tipo después de todo… es algo que podría decir si estuviera borracha.